INTERNACIONALES

Londres y la Unión Europea discuten acuerdos para una salida sin traumas

Bruselas. – La Unión Europea (UE) y Reino Unido hablaron por primera vez de cuestiones concretas de las condiciones de la salida de la nación británica del bloque comunitario (Brexit), prevista para 2019, y las futuras relaciones entre Londres y los 27 miembros restantes del bloque.

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, y el ministro británico del Brexit, David Davis, subrayaron antes de iniciarse las conversaciones su voluntad de avanzar en el contenido de los temas. Sin embargo, las dos posiciones -al menos las que se conocen públicamente- se encuentran bastante alejadas. Aún no queda claro si Londres cederá oficialmente ante los pedidos millonarios de Bruselas, indicó DPA.

Distintos grupos de trabajo trabajarán hasta el jueves en posibles soluciones de compromiso. “Ahora debemos llegar al núcleo del asunto”, dijo Barnier. “Debemos analizar nuestras respectivas posiciones y compararlas para lograr buenos avances”, añadió.

“Para nosotros es tremendamente importante lograr ahora buenos avances”, afirmó por su parte Davis. “Estamos trabajando en nuestras diferencias para poder ocuparnos de ellas y trabajamos en similitudes para poder fortalecerlas. Ahora es tiempo de ponerse a trabajar y conducir estas negociaciones hacia el éxito”, dijo.

Uno de los principales temas es el futuro de los ciudadanos de la UE radicados en Reino Unido -unas 3,2 millones de personas- y de los 1,2 millones de británicos afincados en la UE. Las dos partes presentaron documentos con sus posiciones que dejan en claro diferencias centrales. Los líderes del Parlamento Europeo consideran éstas tan profundas que amenazaron con un veto. El ministro del Exterior británico, Boris Johnson, pidió en cambio a la UE a leer con más detenimiento el documento británico. “Es una gran oferta”, dijo Johnson en Bruselas.

También es difícil el consenso en torno a las demandas financieras que la UE planea a Londres, que ascienden a hasta 100.000 millones de euros. Se trata de la aprobación de presupuestos para proyectos de largo plazo o jubilaciones de funcionarios que vencen dentro de varias décadas. Barnier había pedido la semana pasada que Londres reconociera al menos en principio estos compromisos.

De acuerdo con informes de los medios, el fin de semana, el Gobierno británico pidió al Parlamento en una carta que ceda en este tema. Sin embargo, los portavoces de la UE no confirmaron hoy si Davis llegó con una aprobación a Bruselas. Tampoco hubo informaciones en ese sentido del lado británico. Las dos partes se pronunciarán oficialmente recién el jueves.

También hay un grupo de trabajo centrado en problemas concretos para la etapa de separación. Dos coordinadores mencionarios el que quizá sea el tema más complicado de todos en las próximas semanas: la futura frontera de la UE con Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido, lo que podría poner en entredicho el equilibrio político en la isla irlandesa. Irlanda sigue dentro de la UE.

Las negociaciones habían comenzado el 19 de junio. Una mayoría de los británicos se había pronunciado en un referendo celebrado en junio de 2016 por la salida del Reino Unido de la UE, después de más de 40 años de pertenencia.

El ministro británico para el “brexit”, David Davis, declaró al terminar hoy la segunda ronda de negociación con la Unión Europea que coincide con la UE en la “necesidad de dar certidumbre” a los ciudadanos, aunque discrepa con el planteamiento de Bruselas sobre esta cuestión.

“Estamos de acuerdo en la necesidad de dar certidumbre a los ciudadanos, pero obviamente tenemos diferentes visiones sobre cómo conseguirlo”, dijo Davis en una rueda de prensa en Bruselas junto al negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier.

Bruselas quiere que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sea el garante de los derechos de los ciudadanos europeos instalados en el Reino Unido y de los británicos residentes en la UE.

FACTURA DE SALIDA

El negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el “brexit”, Michel Barnier, consideró hoy “indispensable” que el Reino Unido “clarifique” su posición sobre la factura que deberá pagar por abandonar la UE , que consideró “inseparable” de otros puntos de la primera fase de negociaciones, indicó Efe.

“Como he dicho claramente a David (Davis, el negociador jefe británico), una clarificación por parte del Reino Unido es indispensable para negociar y lograr progresos suficientes sobre el acuerdo financiero, inseparable de otros elementos del dossier”, indicó Barnier.

Ambos negociadores comparecieron en rueda de prensa en Bruselas al término de la segunda ronda de negociaciones, que comenzó el pasado lunes.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *