ANALISIS

Transporte y tránsito en R.D.: La solución a la vista (3 de 3)

Por: Paulino Antonio Reynoso (Toño)

Hay dos graves problemas que sólo un nuevo gobierno puede resolver en la República Dominicana: La Seguridad Ciudadana y el Tránsito y el Transporte.

El caso que narrábamos sobre nuestra propuesta de solución al tránsito y el transporte no se quedó ahí.

Ante la desatención y la falta de interés de los senadores para legislar sobre nuestra propuesta, trasladamos la batalla al nuevo congreso, dominado por el gobiernista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Con el cambio de gobierno se la envié a todos los nuevos funcionarios del PLD e incluso fuí personalmente a la cámara de Diputados y se la entregué al  presidente de entonces Julio César Valentín Jiminián. Absolutamente nadie le prestó la minima atención.

Después vino el famoso INTRANT (Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrrestre) ordenado por la ley 63-17 bajo los auspicios de los patriotas del PLD. Pero la realidad está a la vista. El caos y las mentiras se han incrementado. Imagínense que la Directora de ese organismo emitió la Resolución 001-2019 que prohíbe la circulación de los camiones de tres colas y sucede que estos camiones no existen.

Es una locura.

Ahora se le ocurrió licitar todas las rutas y, en especial las del transportista Juan Hubieres en represalia por su firme oposición al gobierno. La ridiculez llega tan lejos que sólo faltaría que decretara el cierre de todos los colegios privados por los tapones que ellos provocan.

Igual ocurre con las famosas terminales. Luchamos para que se construyeran y dimos pasos precisos. Las ubicamos todas, las diseñamos y las presupuestamos. Pero no había ni hay voluntad política.

Hay muchos politicos de la oposición que hoy gritan cobardemente lo que no quisieron defender y hacer cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo. Los funcionarios del PLD no hacen nada que no sea para sus propios beneficios.

¿Vieron lo que ocurre con la terminal que quieren construir en el parque del Este? El 90% de la población está en desacuerdo, pero ellos insisten. Esa es su conducta. Hacer todo lo contrario de lo que la gente quiere.

Areas super congestionadas, como la 27 de Febrero con Isabela Aguiar, la República de Colombia con Jacobo Majluta y con la Monumental, Los Reyes Católicos, la Duarte con París, todo el corazón central de la Capital y muchas más, necesitan soluciones viales urgentes por parte de las autoridades, pero seguimos dependiendo de un ministro de Obras Públicas que, como casi todos los ministros de ese órgano del Estado, sólo tienen dinero para lo que a ellos les conviene y les beneficia.

En la gestión de gobierno del PLD y en los organismos de transporte y de tránsito viven dando palos a la ciegas.

Con amenazas aéreas como las vinculadas a la  eliminación de  las luces led, con las puyas que algunas vehículos usan en los aros, con las multas a quienes violen las tarifas acordadas o las vinculadas con el incumplimiento del transporte escolar,  no se resuelve nada.

En el período de gobierno de Hipólito Mejía del 2000 al 2004, y en cuyo gobierno dirgí el transporte interurbano y urbano en algunas ciudades,  no hubo una sola huelga de transporte. Al gobierno presidido por Leonel Fernández (1996-2000) le hicieron 34 grandes huelgas de transporte. No se aumentaron los pasajes de manera inconsultas y se formuló una propuesta para organizar y regular el motoconcho.

Además de la gestión a la que hice referencia en Bogota, Colombia, se formuló otra propuesta de la ciudad de Curitiva, Brasil, con el fin de aplicar, con su adaptación, las medidas utilizadas para regular el tránsito y el transporte terrestre.

Igualmente, se renovó la flotilla vehicular utilizada para el transporte urbano e interurbano. Aunque, como sabemos, este proceso fue cuestionado e incluso se sometió a la justicia al equipo que lo ejecutó, al final todos fueron liberados, pues se trataba de un acto claro de persecusión política y de descrédito a los que se atrevieron a dar ese paso. Pasados casi 18 años ya todos los vehículos adquieridos están viejos y nada se ha hecho para renovar el parque vehicular de transporte público, a pesar de todas las promesas y anuncios que se han publicado.

En lo que sí ha cumplido la nueva incumbente del INTRANT, es en lograr la aprobación     de un presupuesto elevado para la institución que ella dirige y designar una gran cantidad de “asesores” que, a juzgar por los resultados, saben menos que ella de la gestión del sector transporte.

¿Solución a la vista? Ninguna!

¿Dónde usted ha visto que una mafia que se dedique a comercializar insdiscriminadamente con medicina puede darle una saludable píldora a un paciente necesitado?

La presencia masiva de autobuses articulados en las principales ciudades de la República Dominicana, con guaguas alimentadoras en sus principales arterias, acompañada de una profunda revolución en la educiación vial, es la salida más expedita para la solución del problema de tránsito.

Lo reitero con responsabilidad. La solución del tránsito y el transporte terrestre en la  República Dominicana va de la mano con un cambio radical en las estrucutras del poder político y empresarial dominicano.

El autor es escritor y ex-candidato presidencial dominicano.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *