ANALISIS

Tener la pelota, a pesar de Miriam Germán

Por Manuel Salazar

Aunque tuviera que marcharle de manera vulgar a Doña Miriam Germán, el PLD necesitaba seguir pateando la pelota.

Pasó el 4 de marzo, día de la cacareada reunión del Comité Político del PLD, con la que este puso otra vez a medio país a esperar durante semanas cómo se definiría la cuestión de la candidatura presidencial o, dicho en otros términos, si la reelección va o no va.

El presidente Danilo ni siquiera fue a la reunión, y se ocupó mejor de ser guionista de un espectáculo reprochable contra Miriam Germán en el Consejo Nacional de la Magistratura(CNM).

La pretendida desconsideración a Doña Miriam Germán era noticia segura, habidas cuentas de los muchos kilos, yardas de dignidad y de reconocimiento social de esta mujer; con talla suficiente para opacar la reunión de la Corda Frates peledeista, cuya espera había generado las expectativas deseadas, y que debía ser un “fiasco” en el guión que se sigue hacia el 2020.

Fue parte de un guión político el ataque del júnior a Doña Miriam Germán, el 4 de marzo, día en que tendría lugar la corda frates del PLD.

Esta reunión terminó en casi nada; en nada de lo que las expectativas creadas puso otra vez a esperar a medio país.

Pero puso en claro otra vez, dos cosas, cuáles son: que los de la corda frates peledeísta pueden apelar a cualquier recurso para dañar a quienes suponen un obstáculo a sus propósitos de poder.

Y que saben mantener el dominio de la pelota en la cancha de la competencia política. Porque de que de esto saben, saben.

La pelota fue pateada otra vez tipo tiquitaca, rodando entre sus pies, y sigue la expectativa en torno a cómo y cuándo se definirá la jugada.

Los del PLD pueden mantenerse así el mayor tiempo posible; sólo limitados por los tiempos de las reglas electorales, que en gran medida también serán los que ellos entiendan.

Porque, dicho sea, tanto como no se entienda todavía, desde que se afirmó en el poder ese partido no hace campaña electoral en el sentido en que entendemos esto; lo que hace son operativos apoyados en su nómina de favorecidos por los recursos del Estado, y hasta en los servicios de inteligencia y seguridad de éste. Su cuerpo de sargentos políticos son los funcionarios del Estado y los que devengan sueldos públicos para hacer política a tiempo completo, adhiriendo a la causa morada todas las ramificaciones familiares, directas e indirectas.

Mientras el PLD esté en el poder, le bastan como máximo tres meses de operativos electorales antes de las elecciones..

Así que puede seguir hasta lo que le convenga haciendo el ” tiquitaca” en la cancha, antes de aproximarse a la portería para hacer gol.

Si no se le quita la pelota, hace el gol.

Asumo que en el país hay oposición, contrario a lo que el PLD mismo quiere imponer en la conciencia popular, negando que ésta exista. Hay oposición, aguda, conceptual, incisiva y sistemática. Max Puig ataca a cada rato en puntos frágiles del gobierno; Guillermo Moreno lo hace dos y tres veces a la semana; Juan Hubieres suelta misiles antigubernamentales, toda vez que habla; Eduardo Estrella cuestiona y propone, igual que lo hace Eléxido Paula, la Izquierda política y la social cumplen su papel en todo lo que debe y puede. Los más calificados comentaristas y articulistas del país aportan a diario análisis críticos al mal rumbo en que el PLD lleva el país . Los líderes del PRM critican, denuncian, aunque debieran hacer más.

Las redes sociales explotan cada día en oposición al PLD-Gobierno.

Hay oposición. Lo que pasa es que en lo fundamental es de opinión, en los medios; y la mayor parte de éstos están cooptados por el oficialismo. Por cada acción y opinión opositora que aparece en los medios, aparecen cincuenta sobredimensionados del oficialismo.

Entonces la cuestión es hacer la oposición en el escenario que erosiona al gobierno, y que es visible: las calles. No hay de otra, solo las masas movilizadas pueden acabar con el “Tiquitaca” del PLD y quitarle la pelota.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *