Home / EDUCACIÓN Y CULTURA / El “heroísmo prefabricado” de Pedro Santana debe ser desterrado del orden institucional dominicano

El “heroísmo prefabricado” de Pedro Santana debe ser desterrado del orden institucional dominicano


La afirmación la hizo el médico e historiador dominicano, Santiago Castro Ventura, en su discurso de ingreso como miembro de número de la Academia Dominicana de HistoriaSanto Domingo.- El  doctor Santiago Castro Ventura  rechazó el «heroísmo prefabricado» de Pedro Santana al pronunciar su discurso de ingreso como miembro de número de la Academia Dominicana de la Historia.

En su exposición   titulada «Pedro Santana impugnado por sus contemporáneos»,  expresó que no solo sus cenizas sino su espíritu de apostasía deben ser desterrados del orden institucional dominicano.

Dijo que sus panegiristas han  insistido en presentar a Santana como honesto, sencillo y  libertador y en decir  que solo cometió la imprudencia de la anexión.

“Al concluir esta intervención hemos estimado pertinente reproducir unas inexorables reflexiones emitidas por el capitán español Ramón González Tablas, quien fue testigo directo del tramo final de la bastarda carrera de Santana. El altivo oficial hispano al ponderar las enormes oleadas de repudio hacia este hombre sentenció con sentido lapidario: ‘El marqués de las Carreras tuvo el triste privilegio de ser juzgado en vida. Es innegable que los actos de los hombres son  las páginas de su historia», puntualizó.

Ante la directiva de la academia y un nutrido público, Castro Ventura  afirmó   que la mentada “heroicidad de Pedro Santana” es una de las “enormes trastadas con la que se ha pretendido manipular el ámbito histórico dominicano”.

Jaime de Jesús Domínguez, Adriano Miguel Tejada, Santiago Castro Ventura, Mu Kien Sang Ben, Manuel García Arévalo y José del Castillo. 

Manifestó  que se han esgrimido argumentos para tratar de entronizar su espuria personalidad en la historia  y que  incluso llegó un momento en  que se aspiró a la herejía de reducir la cúpula del patriotismo al binomio Duarte y Santana, ambos con manifestaciones morales incompatibles.

Afirmó que fue el propio Santana quien empezó a forjar la farsa de su eximia proceridad, cuando apremió al empobrecido Estado dominicano a donarle la espada de oro que lo consagraba como libertador.

“Siempre ha encontrado acólitos que nos han vendido esta quimera de generación en generación. Su proclividad hacia el culto a su personalidad no queda ahí, fue el primero de los tiranos que inició el desatino de designar con su nombre propiedades del Estado. Por lo menos hasta 1849 el gobierno tenía tres goletas: Las Mercedes, Constitución y General Santana”, expresó.

Luego añadió: “La mitología santanista yacía en el estercolero que le corresponde hasta llegar  la tiranía de Trujillo, a partir de entonces hemos tenido un Santana redivivo, promovido por la historiografía trujillista, como apuntó sin empacho uno de sus mentores cuando proclamó: ‘Por primera vez después de su muerte, ha sido en esta ERA cuando el nombre de Pedro Santana no se nombrado para arrastrarlo y pisotearlo’”.

Recordó que “las correrías pintadas de heroísmo”  de Santana “tienen su origen a partir de la Batalla del 19 de marzo. “Tras usurpar el mérito del jefe ejecutivo de las tropas dominicanas el benemérito Antonio Duvergé, cometió el dislate de ordenar el retiro de Azua a Sabana Buey de Baní”, acción muy criticada en la época.

“También criticó su cobardía durante esta batalla Félix María del Monte en su opúsculo Vida política de Pedro Santana, publicado siete años después de los acontecimientos, también le recriminaba por el ilógico retiro de Azua, lo acusaba de ‘Espectador insignificante de la batalla’. El célebre historiador José Gabriel García, su contemporáneo, también cuestionó el retiro”, manifestó.

Dijo que trascendió a América  el repudio expresado contra Santana por su crimen de lesa patria (la anexión a España).

Afirmó que el fallecimiento de  Santana   fue festejado por los dominicanos, aún en territorios ocupados por el ejército español,  y recordó que en “aquellos momentos sobre su memoria gravitaban todos sus errores reales o prefabricados”.

Tras finalizar su discurso,  una delegación del Colegio Médico Dominicano le entregó a Castro Ventura un pergamino de reconocimiento.

Santiago Castro Ventura es médico, egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Tiene una maestría en historia. En 2005 y 2006 obtuvo el Premio Nacional de Historia José Gabriel García.

Ha publicado  varios libros como “La intelectualidad de América un tormento para Trujillo”, “El juego de San Andrés: génesis, evolución y feliz ocaso”, “Salomé Ureña Jornada Fecunda”, “Legislación Sanitaria Dominicana”, “Lo patológico en la inspiración literaria”, “Enfermedades de dominicanos célebres”, “Enfermedades de latinoamericanos célebres”, “Trujillo, perversidad hereditaria” y “Andanzas patrióticas de Luperón”, entre otros.

Acerca de Julio Guzman Acosta

También ver

Docentes de la UASD rechazan acuerdo con la Fundación Joaquín Balaguer

Santo Domingo.- Desde que se desveló el acuerdo de la UASD con la Fundación Joaquín …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *