Home / NOTICIAS DE PORTADA / Director de País Dominicano Temático: «No se construye democracia con jueces amordazados»

Director de País Dominicano Temático: «No se construye democracia con jueces amordazados»

Advierte que en el ejercicio de una función pública los agradecimientos deben tener ciertos límites

El director general de la revista País Dominicano Temático, Rafael Menoscal Reynoso, advirtió que una democracia sana y robusta es imposible construirla con jueces estresados, atemorizados y acobardados y un sistema de justicia amordazado,

A su juicio, luego del proceso de elección de los nuevos jueces de la Suprema Corte de Justicia, se hace necesario revisar actitudes y comportamientos, y hasta repensar el concepto agradecimiento.

De acuerdo con el periodista Menoscal Reynoso, en el ejercicio de una función pública los agradecimientos deben tener ciertos límites.

En su discurso de presentación de la nueva edición de la revista País Dominicano Temático, titulada Cultura político-electoral y democracia, el comunicador se preguntó si se puede enmarcar en la democracia actuar en base a agradecimientos en la impartición de justicia.

Para luego agregar, que una cantidad de políticos se manejan con niveles de irresponsabilidad desde los estamentos de poder, ya sean funcionarios del gobierno, legisladores, jueces, alcaldes y otras autoridades, al actuar de conformidad con sus proveedores.

Afirmó que esas autoridades públicas responden más a sus deudores de favores y a sus intereses particulares que a los intereses de la ciudadanía y el país.

“Escasas veces piensan en los resultados finales de sus actos, en el daño que causan a las futuras generaciones, en las reales consecuencias”, planteó Menoscal.

En el acto de presentación de la revista la rectora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Emma Polanco, ofreció las palabras de bienvenida, mientras que el decano de Ciencias Jurídicas y Políticas, Radhamés Bautista López, dio las de apertura.

Como panelistas expusieron el exjuez de la Junta Central Electoral, José Ángel Aquino Rodríguez; la profesora Olaya Dotel, el director ejecutivo de Participación Ciudadana, Carlos Pimentel, fungiendo de moderador el periodista Juan Bolívar Díaz.

Al referirse a los procesos electorales, Menoscal Reynoso aseguró que en no pocos países éstos forman parte de su tradicional carnaval, “los cuales en ocasiones resultan ser una pantomima de poca originalidad”.

«En no pocos países, los procesos electorales forman parte de su tradicional carnaval y, al final de cuentas, en ocasiones resultan ser una pantomima de poca originalidad», subraya Menoscal Reynoso.

 

Texto completo del discurso de Menoscal Reynoso, en la presentación de la edición No. 5 de la revista País Dominicano Temático

Señoras y señores, buenas tardes

Como creemos en la democracia y personalmente en cada una de mis acciones la ejerzo, consulté a un grupo de personas respecto de lo que entienden por democracia, y una mayoría coincidió en que democracia es equidad, participación, derechos, libertad, respeto y justicia. Esas seis palabras podrían resumir este concepto que pronuncian los dirigentes políticos en cada momento, y hasta aquellos que desprecian la política.

Ahora bien, lo que debemos preguntarnos es si, en la realidad, los países que tienen como sombrilla el sistema democrático, y los propios políticos, asumen esos elementos como principios ante los ciudadanos, ante sus electores.

El destacado politólogo mexicano César Cancino, aprecia la democracia como (cito): “aquella forma de sociedad que es expresión del espacio público, del estar con otros, un proyecto colectivo nacido de los imaginarios sociales”.

Aunque advierte, que “entre más una democracia posibilita que los ciudadanos, además de elegir a sus representantes, puedan sancionarlos, vigilarlos, controlarlos y exigirles tomar decisiones acordes con sus necesidades y demandas, dicha democracia será de mayor calidad, y viceversa”.

Pero en palabras del embajador español Manuel Hernández Ruigómez, “democracia no es sólo elecciones, sino también justicia social”.

Y nosotros enmendamos, que, en no pocos países, los procesos electorales forman parte de su tradicional carnaval y, al final de cuentas, en ocasiones resultan ser una pantomima de poca originalidad.

Aunque como destaca el maestro Freddy Ángel Castro, en su análisis de esta edición, “la democracia como sistema político nunca ha sido dominante, en tanto la mayoría de los seres humanos no ha vivido en democracia y, por lo tanto, no conoce el sistema democrático ni la cultura democrática”.

Por ello, el trabajo que publica el académico lo titula “De la democracia representativa a la democracia participativa”, encaminado por la idea de que todo sistema democrático debe descansar en la participación, puesto que la generalidad de ciudadanos, por lo regular, cuestiona si quienes eligen como sus representantes ciertamente los representan.

De la mano con esas consideraciones, la politóloga belga Chantal Mouffe asume que la participación, para que sea posible, tiene como condición que todas las personas tengan los mismos derechos, en el entendido de que, si bien los derechos se asignan individualmente, sólo pueden ser ejercidos de forma colectiva.

Afirma, que la política tiene que ver con el conflicto, en tanto la democracia consiste en dar la posibilidad a los distintos puntos de vista para que se expresen, para que disientan.

Pero el fenecido intelectual norteamericano Samuel Hontington fue más allá, al considerar que “…la incapacidad sostenida para proporcionar bienestar, prosperidad, equidad, justicia, orden doméstico o seguridad externa podría, con el tiempo, debilitar incluso la legitimidad de los gobiernos democráticos”.

Quiero me permitan, muy sucintamente, hacer un par de puntualizaciones de carácter personal, quizás un tanto atrevidas, sobre esto de democracia y lo que envuelve en sociedades como la nuestra.

Esa incapacidad a la que se refiere Hontington, se expresa a diario en la irresponsabilidad con que se maneja una cantidad de políticos desde los estamentos de poder, llámese funcionarios del gobierno, legisladores, jueces, alcaldes y otras autoridades, quienes actúan de conformidad con sus proveedores, quienes responden a sus deudores de favores y, más que todo, a sus intereses, no a los intereses de la ciudadanía y el país.

Escasas veces piensan en los resultados finales de sus actos, en el daño que causan a las futuras generaciones, en las reales consecuencias.

Que, al decir del nobel de Literatura del 1998, José Saramago, en su Ensayo sobre la ceguera, cito: “Si antes de cada acción pudiésemos prever todas sus consecuencias, nos pusiésemos a pensar en ellas seriamente, primero en las consecuencias inmediatas, después, las probables, más tarde las posibles, luego las imaginables, no llegaríamos siquiera a movernos de donde el primer pensamiento nos hubiera hecho detenernos”.

Y precisamente ahora, que recién concluye el proceso de recomposición de la Suprema Corte de Justicia, enmarcado en un escenario bastante vilipendiado, se hace necesario revisar actitudes y comportamientos.

¡Qué tan enormes resuenan en estos tiempos los versos de la poetisa inglesa Edith Sitwell, cuando decía: “Este mundo moderno no es sino un débil tablero de juego que flota sobre un infierno poco profundo”!

Por todo esto, entiendo que, en cierta manera, debemos repensar hasta el concepto agradecimiento.

Porque ser agradecido en lo personal jamás podrá ser pecaminoso, por el contrario, es una gran virtud, es un sentimiento de personas nobles; pero en el ejercicio de una función pública debe tener ciertos límites.

Por solo un ejemplo, y aquí que hay magistrados y una gran cantidad de abogados y profesionales del Derecho, ¿se debe ser agradecido en la impartición de justicia?, ¿se enmarcaría esto en la llamada democracia?

Y más que eso ¿Se puede pretender una democracia sana y robusta con un sistema de justicia amordazado, con jueces estresados, atemorizados y acobardados?

Viene al caso recordar, un artículo que le publiqué hace varios años a un talentoso jurista amigo, en el que explica magistralmente las razones por las que un juez nunca debe ser agradecido. Pero ese tema podría tornarse extenso, y hasta complicado, para abordarlo en este escenario, por lo que les dejo esa reflexión de tarea.

Sin embargo, en lo que nos concierne, el equipo de País Dominicano Temático, y en particular quien les habla, agradece a los analistas internacionales de esta edición: al maestro argentino Daniel Zovatto, uno de los principales expertos del tema electoral y democracia en toda Hispanoamérica; al magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera, juez presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial mexicano; a Manuel Hernández Ruigómez, embajador del Reino de España en la República de Angola; y al venezolano Ricardo Amado Castillo, experto en comunicación política, profesor de la  George Washington University.

Agradecer a la maestra Rosalía Sosa Pérez, vicedecana de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UASD; a Carlos Pimentel, director ejecutivo de Participación Ciudadana; a Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la FINJUS; a los ex jueces de la Junta Central Electoral Eddy Olivares Ortega y José Ángel Aquino Rodríguez; a los maestros Wilfredo Lozano, Freddy Ángel Castro, Olaya Dotel, Belarminio Ramírez, Orlando González y Wilson Rodríguez.

Nuestra gratitud, de forma distintiva, a dos personas muy especiales, también analistas en este número, quienes nos han acompañado en los cinco actos realizados al día de hoy. Nos referimos a los honorables magistrados del Tribunal Superior Electoral, Rafaelina Peralta Arias y Santiago Sosa Castillo, a los que muy bien podemos atribuirles, en el amplio sentido de la palabra, el calificativo de honorables. Gracias por su generosidad y solidaridad.

Anunciamos que el tema del próximo número se titulará: “Delitos contra el sistema financiero y el mercado de valores”, que tendrá como coordinador de los analistas al maestro Ricardo Rojas León, miembro de la Junta Monetaria; y la última edición de este año tratará sobre: “Alcances y desarrollo de la aviación civil”, auspiciada por el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC).

Ese acto, así como la alianza, en esta ocasión, lograda con el Tribunal Superior Electoral, la Universidad Primada de América y Participación Ciudadana; la pasada edición con el Instituto Nacional de Migración y la anterior con el Consejo Nacional para el Cambio Climático, son muestras suficientes de la confianza depositada sobre nuestro equipo.

Anunciamos, que el próximo 20 de mayo celebraremos un panel similar en el auditorio del Tribunal Electoral de México, con la participación del juez presidente Román Jáquez y otros magistrados; el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de esta universidad, maestro Radhamés Bautista López; y el sociólogo Wilson Rodríguez; con la contraparte del presidente del Tribunal Electoral de México, Alfredo Fuentes Barrera y la magistrada Mónica Soto. En ese acto también presentaremos la nueva edición de País Dominicano Temático.

En el próximo mes de junio lanzaremos en Londres la edición Cero de El País Dominicano en Europa, un periódico impreso y en versión digital, con sede en la capital británica, bajo la dirección del periodista Julio César Guzmán; en cuyo medio participarán, en una primera fase, periodistas radicados en España, Italia, Francia y Holanda, y para ello estamos en negociación con la Agencia Internacional Prensa Latina.

Señoras y señores, a poco menos de un año de dar la campanada para abrir los colegios electorales en las elecciones nacionales, País Dominicano Temático asume este cardinal tema, en el propósito de encauzar el debate sobre algunos puntos de interés, que permitan edificar a la sociedad en torno a las nuevas bases jurídicas que normarán los venideros procesos electorales, siempre tratados por profesionales autorizados en la materia.

Cada tema abordado por País Dominicano Temático lo afrontamos con la mayor entereza y responsabilidad, independientemente de las citadas alianzas estratégicas, partiendo de que esta publicación es un foro abierto, en donde se impone la pluralidad, sin cortapisas para las ideas y el debate, siempre que se enfoquen desde el más alto nivel, en procura de que sirva de fuente de orientación a aquellos interesados en buscar una aproximación a la verdad; en la firme creencia, de que solo en una sociedad democrática, donde las oportunidades constituyan una herencia común, se pueden desarrollar mejor las aptitudes y capacidades y hacer uso racional de ellas.

Permítanme concluir, queridas amigas y amigos, retomando a Saramago, en un diálogo muy interesante en su citada novela titulada Ensayo sobre la Ceguera, cito:

  • Habrá un Gobierno -dijo el primer ciego.
  • No lo creo, pero, en caso de que lo haya, será un gobierno de ciegos gobernando a ciegos, es decir, la nada pretendiendo organizar la nada.
  • Entonces, no hay futuro -dijo el viejo de la venda negra.
  • No sé si habrá futuro, de lo que ahora se trata es de cómo vamos a vivir este presente.
  • Sin futuro, el presente no sirve para nada, es como si no existiese.
  • Puede que la humanidad acabe consiguiendo vivir sin ojos, pero entonces dejará de ser la humanidad, el resultado, a la vista está, ¿quién de nosotros sigue considerándose tan humano como creía ser antes?”

 

Muchas gracias…

 

 

Acerca de Redacción Redacción

También ver

ADN anuncia segunda jornada  de orientación ciudadana para limpieza

Brigadistas y voluntarios se proponen visitar  este sábado 57 mil viviendas SANTO DOMINGO RD.- La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *