ANALISIS

Acerca de la convención del PRM

Por Fausto Herrera Catalino

La ciudadanía movilizada exige una democracia interna participativa, transparencia real y una renovación auténtica. 

La Dirección Ejecutiva del Partido Revolucionario Moderno anunció para noviembre próximo la celebración de la Convención Ordinaria que, por mandato estatutario, debió realizarse en el presente mes de septiembre.

En la convocada reunión de la Comisión Política Nacional, a celebrarse el jueves de esta semana, lo más probable es la ratificación de esa fecha y la designación de la Comisión Nacional Organizadora correspondiente. Pero ese procedimiento no plantea el debate central que cuestiona el rol actual de los partidos y movimientos políticos. 

La ciudadanía movilizada exige una democracia interna participativa, transparencia real y una renovación auténtica. Siendo esta la primera convención del PRM, luego de su constitución, son más determinantes sus definiciones políticas.

En primer lugar, la composición de su órgano ejecutivo evidencia su inclinación ideológica: Derecha, centro o izquierda democrática. 

También, es prioritario definir si es un partido exclusivamente electoral, revolucionario o ¿moderno?

Estas cuestiones no se deciden en un evento como la Convención Ordinaria, que su propósito es la elección y/o ratificación con algunas enmiendas y adaptaciones estatutarias, de las direcciones existentes. 

Grave es el acuerdo interno del uno más uno, en la integración de los órganos electorales internos. Ese arreglo no unitario hay que eliminarlo. Al comienzo fue una salida pero hoy es lo contrario. Transparencia y democracia con soportes tecnológicos es la solución.

Es imperativo, en consecuencia, la previa convocatoria del congreso que delimite el rumbo partidario. En concreto, doctrina, su afiliación internacional ¿Alianza Progresista?, política opositora, ética partidaria, línea organizativa, electoral, de comunicación, ecología y nuevas tecnologías, entre otros temas esenciales.

En reciente carta, la Seccional del PRM en Islas Vírgenes, el Frente Barrial y Comunal, otros organismos y dirigentes del Partido Revolucionario Moderno, se han pronunciado en solicitud de acometer esta urgente tarea.

La posición de hacer la convención, ya retrasada, primero que el congreso vinculante a los Estatutos es errónea. Lleva a escoger directivos en conflictos con los reclamos que hace la sociedad en Marcha Verde.

El tema político de las leyes Electoral y de Partidos tampoco ha sido debatido en el máximo organismo, que es la Comisión Política Nacional. A ese respecto, actores internos manifiestan dualidad de criterios en torno al tipo de padrón y el carácter simultáneos de las primarias.

Esa debilidad expone la organización al aprovechamiento del oficialismo hegemónico.

Asimismo, las cuotas asignadas a las mujeres y a la juventud están ambiguas y sujetas a su manipulación desde las instancias superiores.

Nuestra posición es un mínimo de 50% a las mujeres en los cargos de dirección partidaria, a todos los niveles y, asimismo, en las candidaturas a cargo de elección popular: regidores, alcaldes, diputados, senadores y un hombre y una mujer o viceversa, en la presidencia y vicepresidencia.

Es la manera inteligente de crecer como PRM al integrar a verdaderas representantes y jóvenes, no solo nepotismo familiar.

Es una revolucionaria renovación, el Partido Revolucionario Moderno la debe emprender ahora, con tiempo, para convertirse en la opción alternativa que reclama el país.

Otros tópicos serán tratados en una próxima entrega.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *