ANALISIS

Vicente: Un cuadro revolucionario ejemplar

Clemente Terrero

Quiero reafirmar ante todo, mi convicción revolucionaria, orgulloso de haberme formado en la escuela política de los Comités Revolucionario Camilo Torre

Al cumplirse el 25 de este mes de octubre los cien años de la primera revolución socialista, el más grande acontecimiento político social de la historia de la humanidad, llamada Revolución Socialista Bolchevique Rusa. Por lo que les pido me permitan ocupar un momento de su tiempo para hacer un reconocimiento al compañero Vicente, un ser extraordinario, un dirigente capaz y forjador de muchos noveles revolucionarios en Barahona.

Quiero reafirmar ante todo, mi convicción revolucionaria, orgulloso de haberme formado en la escuela política de los Comités Revolucionario Camilo Torre, bajo la orientación de uno de los mejores cuadros políticos de nuestra organización, el siempre querido y recordado, gran maestro, honesto, capaz, responsable y firme, compañero Vicente, nuestro mentol y guía.

Por sus inteligentes consejos, enseñanzas, conocedor del peligroso momento político que vivíamos, podemos decir con orgullo que sobrevivimos todos aquellos jóvenes que estuvimos bajo su mando. Su astucia y tacto nos salvó la vida. Nos guió, nos protegió, nos acompañó, y todavía hoy sigue siendo un referente, un revolucionario ejemplar, que no ha vendido su conciencia al mejor postor.

Excúsenme por la inmodestia y la falta de discreción, pero es algo que sentía y tenía el deseo de decir desde hace mucho tiempo, dar a conocer a todo el mundo, como debe manejarse un dirigente revolucionario. Vicente fue un cuadro responsable, muy astuto, que nunca nos indujo a hacer cosas que pusiera en juego nuestras vidas.

Siempre estuvo ahí, a nuestro lado, acompañándonos, vigilándonos, viéndonos crecer en las ideas y en la praxis revolucionaria, estuvo con nosotros en cada lugar y en cada momento, en una época difícil de la represión balaguerista, en la que vimos caer abatidos, días tras días, a muchos jóvenes revolucionarios, por las balas asesinas de las bandas militares de la dictadura.

Por Vicente salvamos la vida los jóvenes revolucionarios que estuvimos bajo su mando, Joshiar Volquez, Bienvenido Cuello, Bienvenido Matos Mendez (chilipa), Domingo, Carlos, Leopoldo, Guaroa, Miguel jaja, Miguel mujeres hembras, Fucho, Santos, Dermirito, y quien le escribe, además de otros que no me vienen a la mente ahora.

Gracias Vicente, creo que hiciste lo que tenía que hacer todo revolucionario consciente, enseñarnos a conducirnos y forjarnos bajo nuestro lema: Estudia, Trabaja y Lucha. Eso hice, he hecho y seguiré haciendo toda la vida. Te llevaré siempre conmigo.

Nos enseñaste a estudiar para conocer al mundo y sus fenómenos naturales, políticos y sociales, para tener conciencia de la razón y el valor de la existencia de la vida humana en la tierra y de los derechos de los hombres en este mundo.

A trabajar para aprender más y consolidar lo aprendido, para vivir con dignidad, ser ejemplo y vivir del trabajo y no de la explotación y del engaño, y mucho menos de la malversación del dinero público, que es el dinero de todos.

A luchar, para liberar al hombre de las ataduras físicas y mentales, para que un día pueda ser libre e independiente de toda influencia. Ha ser solo esclavo de su conciencia, de lo que venga de su interior y de nadie más.

Gracias Vicente.

Compañero, maestro y guía.

NI UN PASO ATRÁS, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE. VENCEREMOS.

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *