ANALISIS

El Ministerio de la Familia

Por:  Paulino Antonio Reynoso (Toño

La familia es unidad básica de la sociedad y su rol en el discurrir de los días en una determinada sociedad es fundamental.

Pocos meses después de finalizar el período de gobierno que encabezó el Ing. Hipólito Mejía (2000-2004), el otrora glorioso Partido Revolucionario Dominicano (PRD) convocó a una actividad para evaluar y afrontar la nueva situación política y modificar sus Estatutos.

En una de las mesas donde me tocó trabajar, propuse que el Partido asumiera la idea de crear la Secretaria (hoy Ministerio) de la Familia. La idea completa era, y sigue siendo, que los ministerios de la Juventud, de la Mujer y otras instituciones, se fusionen con ese Ministerio.

Sin embargo, en esa misma actividad sugerí que, para arrancar e ir creando un ambiente propicio, se creara el Departamento de la Familia.

A pesar de la oposición de algunos altos dirigentes del PRD de entonces, la mayoría aceptó mi propuesta y de inmediato se incluyó en los Estatutos ese importante organismo llamado:  “Departamento de la Familia”.

Al fundarse el nuevo Partido Revolucionario Moderno (PRM) se aceptó que ese Departamento se incluyera en sus Estatutos.

Es por eso que en el Capítulo VII, Sección I, Artículo 40, Acápite h, de los actuales Estatutos del PRM, aparece el Departamento de la Familia.

Realmente, ¿qué se ha logrado con incluir un Departamento de la Familia en los Estatutos del PRM? Muy poco, pero al menos no ha muerto la idea ni nadie podrá alegar ignorancia.

La familia es unidad básica de la sociedad y su rol en el discurrir de los días en una determinada sociedad es fundamental.

Con mucha frecuencia escuchamos en diferentes medios que la Familia está en crisis. Eso es verdad. Pero, ¿qué estamos haciendo desde nuestros espacios para lograr que la Familia cumpla su rol en una sociedad tan plural y al mismo tiempo tan contaminada?

Coincidencialmente, en República Dominicana el mes de noviembre se le dedica a la familia.

De ahí que el mejor momento para retomar mi propuesta de crear el Ministerio de la Familia es ahora.

He contactado a varias  instituciones y he hablado con muchas personas sobre esta idea y veo que sólo falta que en las ramas legislativas y ejecutivas de los poderes del Estado haya voluntad política para lograrlo.

Un porcentaje muy alto de los entendidos están de acuerdo con que un Ministerio de la Mujer es discriminatorio y tiene poco asidero social.

De igual manera, no hay ninguna razón para que exista un Ministerio de la Juventud si existe un Ministeiro de la Familia.

A través del Ministerio de la Familia, no sólo se va a lograr reducir los gastos en la administración pública. También  se lograría enfocar muchos problemas con  una visión holística y con una participación más integral.

Las condiciones son muy favorables para insistir en la necesidad de tomar conciencia al respecto.

La Constitución dominicana es el mejor instrumento que tenemos en nuestras manos para lograr que un Ministerio de la Familia desempeñe su rol.

En su Artículo 55 dice lo siguiente: “La familia es el fundamento de la sociedad y el espacio básico para el desarrollo integral de las personas”.

En el mismo Artículo 55 sigue diciendo: “El Estado garantizará la protección de la familia. El bien de la familia es inalienable e inembargable, de conformidad con la ley”.

Es claro que una institución nueva no es una barita mágica para resolver problemas de un determinado sector. Pero en  un país con tantas dificultades y una crisis de valores tan profunda, debemos dar pasos concretos para solucionar problemas concretos.

El autor es escritor y ex-candidato presidencial dominicano.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *