ANALISIS

Perfil migratorio

Por: Luis Fernández*

El primer perfil migratorio de la República Dominicana fue puesto en circulación por el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en un acto efectuado en la sede central del INM, con motivo de su 3er. Aniversario y el lanzamiento de la  nueva imagen de la institución.

Este perfil migratorio es un importante aporte para analizar y entender el complejo tema de la migración, realizado en base a la metodología de la OIM, la cual ha sido aplicada en cerca de 80 países. El estudio arroja una serie de informaciones, datos, análisis y propuestas, que muestran cómo se han producido una serie de cambios, con relación a la migración en República Dominicana.

Es bueno destacar que este perfil migratorio es el resultado del trabajo de muchas instituciones, investigadores, académicos y expertos internacionales especializados en el tema, quienes se pusieron de acuerdo y unificaron criterios , para producir este trascendental e histórico documento que deberá servir de base para el análisis científico del tema migratorio en nuestro país.

Hay datos sumamente importantes que aporta este perfil migratorio, como el que señala que por cada tres dominicanos que emigran hay un inmigrante en la República Dominicana y de que la migración ha pasado, a diferencia del siglo anterior, a ser una migración urbana. Antes la movilidad humana en el país se caracterizaba a lo interno por ser rural-urbana, junto a la emigración al exterior de muchos dominicanos; según la referida investigación: “ahora los inmigrantes internacionales son quienes preferentemente llegan a las ciudades dominicanas”.

En los últimos años, las autoridades dominicanas han hecho innumerables esfuerzos para aplicar una política migratoria coherente que garantice el debido respeto a los derechos humanos, lo cual se refleja en los resultados de este perfil migratorio, que reconoce que estamos ante una nueva gobernanza migratoria en el país, la cual debe ser vista a través del conjunto de medidas que ha tomado el gobierno para enfrentar los retos de esta nueva migración.

Por ejemplo, podemos citar una serie de medidas y acciones legales que han sido tomadas con el fin de fortalecer la política migratoria y defender los derechos de los migrantes y de los dominicanos en el exterior, entre las cuales podemos citar: los lineamientos de política migratoria hasta 2030 (ley 1-12), que en su artículo 11 señala que, “Derechos Humanos.- Todos los planes, programas, proyectos y políticas públicas deberán incorporar el enfoque de derechos humanos en sus respectivos ámbitos de actuación, a fin de identificar situaciones de vulneración de derechos, de discriminación o exclusión de grupos vulnerables de la población y adoptar acciones que contribuyan a la equidad y cohesión social.

En cuanto al enfoque de género, el artículo 12 dice “Enfoque de Género.- Todos los planes, programas, proyectos y políticas públicas deberán incorporar el enfoque de género en sus respectivos ámbitos de actuación, a fin de identificar situaciones de discriminación entre hombres y mujeres y adoptar acciones para garantizar la igualdad y la equidad de género”.

Esta ley plantea entre sus objetivos específicos y líneas de acción, “Ordenar los flujos migratorios conforme a las necesidades del desarrollo nacional. Reordenar y modernizar el marco legal e institucional, asegurando que sea compatible con las mejores prácticas internacionales y el respeto a los derechos de la población inmigrante, con fines de fortalecer el sistema de registro, gestión y control de los flujos migratorios.  Regularizar, conforme a las disposiciones legales, la situación de la población extranjera que se encuentre en condiciones de ilegalidad o no autorizada en el país¨.

Además, agrega que, “Establecer un sistema de cuotas y/o incentivos para permiso temporal o de residencia, que defina la cantidad de inmigrantes requeridos según las demandas del desarrollo nacional.  Fortalecer mecanismos eficaces de prevención y sanción contra la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes, estableciendo sistemas integrales de atención a las víctimas, especialmente para los niños, niñas y adolescentes.  Alinear los cuerpos y órganos del orden público con el marco jurídico existente, para asegurar el cumplimiento de las disposiciones legales en la materia. Y Asegurar el respeto a los derechos humanos de la población inmigrante y su protección frente a toda forma de violencia¨.

Otro aspecto importante es el legal, que responde a los cambios de la migración actual, como es el de la ley sobre trata de personas y tráfico ilícito de migrantes, la ley general de migración 285-04 y su reglamento de aplicación 631-11, la ley 169-14, que establece un régimen especial para las personas nacidas en la República Dominicana inscritas irregularmente en el registro civil y sobre naturalización y el decreto 327-13, que instituye el Plan Nacional de Regularización (PNRE).

Además, el decreto 96-16 para la inclusión de los beneficiarios del PNRE en la seguridad social, la resolución 377-02 del Consejo Nacional de Seguridad Social, la ley 630-16 de reestructuración del Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX) y la ley orgánica del Ministerio de Interior y Policía (MIP), pendiente de aprobación por  el Congreso Nacional; la creación y funcionamiento  del Instituto Nacional de Migración (INM) y del Instituto de dominicanos y dominicanas en el exterior (INDEX), el cual tiene la misión de orientar y proteger los derechos de los migrantes dominicanos en el extranjero.

A todo lo anterior debemos agregar los resultados históricos y sin precedentes del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, el cual regularizó a más de 260,000 personas en solo un año, las que tendrán derechos garantizados y acceso al sistema de salud y a la seguridad social.

Este primer perfil migratorio de República Dominicana plantea algunos retos y desafíos que debemos asumir, como una manera de fortalecer la política migratoria del país y la sostenibilidad de las medidas tomadas en favor de los migrantes, así como afianzar el papel de las instituciones del Estado encargadas de aplicar estas políticas.

El país ha avanzado en materia migratoria de manera firme y coherente, siempre protegiendo nuestra soberanía nacional, sin atropellar a nadie ni vulnerar sus derechos. República Dominicana tiene muchos retos por delante en materia migratoria, algunos de los cuales son señalados por el perfil migratorio que se ha puesto en circulación, fortalecer los avances migratorios para enfrentar estos retos es el gran desafío que tenemos los dominicanos.

Un desafío importante es seguir fortaleciendo los mecanismos que permitan hacer más  organizado y seguro el paso por nuestra frontera terrestre. Una medida que ayudaría en este propósito sería la implementación del carnet fronterizo, el cual está contemplado en la Ley General  de Migración 285-04, lo que sería una acción que comenzaría a organizar el flujo migratorio por nuestra frontera, tema tratado por el perfil migratorio, planteando que el mismo fortalecería la gestión migratoria.

Todo lo que se ha hecho en materia migratoria en estos últimos años debe ser fortalecido a través del Consejo Nacional de Migración, organismo rector de la política migratoria nacional, su funcionamiento ordinario es la garantía para lograr la profundización de todo lo que se ha hecho y lo que falta por hacer en materia migratoria.

El Instituto Nacional de Migración (INM) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) merecen una calurosa felicitación por la implementación de esta iniciativa, que viene a contribuir con la nueva visión de la migración y con el debido respeto a los derechos humanos de los migrantes.

 

*El autor es político y comunicador

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *