ANALISIS

Leonel: De esperanza a tragicomedia

Por: Paulino Antonio Reynoso (Toño)

Para aquellos que no lo sepan, junto al Partido que dirigía, fui el primer dirigente político en apoyar la candidatura presidencial de Leonel Fernández en el 1996, y el primero, siendo Secretario de Estado, en renunciarle para pasar orgánicamente al Partido Revolucioario Dominicano (PRD).

Para entonces Leonel era una esperanza, pero se ha convertido en una tragicomedia.

El haber pasado de ser tres veces Presidente de la República Dominicana a caer en la lengua del narcotraficante Quirino, diciéndole que le debía $200 millones de pesos y cobrándoselos públicamente, me imagino que debe ser muy duro para un ser humano de carne y hueso.

Por igual, supongo que debe ser difícil de conciliar el hecho de que, después de tener todos los poderes que un presidente tiene en la República Dominicana pasa a ser un Judas cualquiera el cual, donde quiera que va, lo repudian y lo abuchean.

Por eso alguien aquí en la Florida me preguntaba cómo es posible que  un político con un pasado y una gestión presidencial tan mala y tan corrompida sea apoyado por figuras como Jhonny Ventura, Fernando Villalona, Adalgisa Pantaleón, Sergio Vargas, Frank Reyes, Milagros Hernández y El Lápiz?

Cómo es posible que esa figura con tinte hitleriano permitiera que en un vídeo apoyándole a él, El Lápiz, con el noble deseo de alabarlo, en vez de hablar de heces fecales, se ponga a hablar de reformas fiscales exitosas?

Nada de eso debiera extrañarnos.

En mi país, sin distinción alguna, cualquier figura descollante aparece de la noche a la mañana pasando de artista, intelectual y próspero empresario a ser un perfecto “lavasaco”, especializado en “tumbapolvismo”. Y sólo por un mísero chequecito.

Así nos hemos ido devaluando.

Sin embargo, mientras más vemos a seres humanos devaluándose, pasando de seres humanos a reptiles, más nos llenamos de energía, de rabia y de poder. Como dice el Apóstol Pablo: “Si Dios está con nosotros, quién estará contra nosotros?”

El ex-presidente Leonel Fernández se compró su propia tragedia.

Nadie, absolutamente nadie, está obligado a ser sacudido por una metanoia tan profunda que, después de tener la posibilidad de ser un santo, se convierta en un bandido, en un perverso, en un corrupto, en un cobarde y en un charlatán. Nadie puede violentar la libertad de los seres humanos cuando estos deciden ser libres en lo más profundo de su corazón.

Leonel, después de aparentar ser un manso cordero, se convirtió en un “Hitler”, paridor de otros hitlercitos como Danilo Medina, Felix Bautista, Roberto Rosario y un largo etcétera. Aunque de verdad lo de Hitler es una  comparación atrevida, pues Hitler al menos tuvo la valentía de suicidarse después de todas sus fechorías.

Pero no nos sorprendamos. Hitler y sus hitlercitos tienen sus padres y abuelos. Y quién sabe si mañana descansen en el Panteón Nacional si nosotros seguimos contemplando el mal sin decidirnos por el bien.

El “Marqués de Las Carreras”, Pedro Santana, después de desterrar a Los Trinitarios, asesinar a Francisco del Rosario Sánchez y a María Trinidad Sánchez, entre otras maledicencias, fue llevado como héroe e inmortal al Panteón Nacional por disposición del caudillo y malvado Joaquín Balaguer Ricardo.

Lo digo y lo reitero. Un hombre con una historia tan trágica para nuestro país sólo puede ser de nuevo presidente, si los que habitamos esta tierra somos unos solemnes cobardes, tarados, mediocres e imbéciles.

*El autor es escritor y ex-candidato presidencial dominicano.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *