ANALISIS

Elecciones en EE.UU: Un golpe al trumpismo? (2 de 2)

Por: Paulino Antonio Reynoso (Toño)

A pesar de contar ya con el control de una Cámara no creo que los demócratas creen las condiciones para el impeachment contra Donald Trump. Eso podría ocurrir sólo si el fiscal especial que investiga las posibles intervenciones rusas en las elecciones del 2016 diera insumos y resultados incontrovertibles.

Es bueno que quede claro que los rsultados finales de las recientes elecciones de medio término en los Estados Unidos no varía absolutamente en nada la línea ideológica de los dirigentes y partidos políticos norteamericanos.

Es propicio recordar que, aunque este gobierno es calificado de muy guerrerista e ideológicamente muy conservador, fue en gobiernos demócratas que se cometieron errores muy dañinos como las erradas intervenciones en Libia, Siria y su alejamiento de regímenes liberales de América Latina. En esto Cuba fue una excepción y se debió a intervenciones muy ponderosas como las del Papa Francisco.

A diferencia de los países presidencialistas, en Estados Unidos las decisiones en política interna y externa no sólo es controlada por el presidente. Tanto el Senado como la Cámara de Representantes tienen un peso significativo y muy decisivo.

Por eso, los dos grandes líderes de los dos principales partidos (Donald Trump por los Republicanos y Barack Obama por los Demócratas) se lanzaron a las calles en busca de definir el voto a favor de candidatos por demarcaciones importantes y cruciales para los próximos dos años de gestión presidencial y congresional.

Aunque ambos partidos obtuvieron victorias parciales, los días subsiguientes a las elecciones del pasado martes 6 de Noviembre indican que el presidente Trump quedó muy perturbado a causa de los resultados obtenidos.

Horas después de conocerse casi todos los resultados (todavía en este momento que escribo estas líneas no conocemos los resultados del estado de La Florida en los niveles senatorial y de gobernación) la directora de prensa del presidente Trump convocó a una conferencia de prensa. Allí, el presidente  tuvo un feo enfrentamiento con el corresponsal de CNN Jim Acosta. El video que vimos no parecía que se había producido en un salón de prensa de la Casa Blanca. La Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU. quedó seriamente herida en ese affair Trump-Jim. Les recuerdo que la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege los derechos a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno.

Igualmente, la sorpresiva renuncia, a instancia de Trump, del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Jeff Sessions, lanza un claro mensaje de preocupación post-electoral. Con El Trump no se siente cómodo en este nuevo escenario que le espera en los próximos días y, en particular, a partir de enero 2019 cuando asuman los nuevos incubentes de ambas cámaras.

Es que definitivamente, hay señales claras. En medio de los revuelos que han tenido hechos denunciados de relaciones sexuales indebidas por parte de Trump y de figuras cercanas a El, como es el caso del recien nominado y confirmado Brett Kavanaugh, los votantes acaban de elegir una cantidad muy significativa de mujeres para la Cámara de Representantess.

Frente a señales xenofóbicas, segresionistas, racistas y divisionistas, los electores decidieron escoger a nuevos incumbentes de descendencia hsipana, a mujeres de religión musulmana, a miembros de la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transexual) y nativos.

Muchas preocupaciones quedan abiertas.

¿Seguirá la base de sustentación de Donald Trump (los de zonas rurales, los guerreristas y vendedores de armas que les venden armas hasta a los anormales, los blancos de formación académica media, los anti-inmigrantes, etc) apoyando su gobierno? ¿Tendrá el presidente más tacto a la hora de escribir un tweet? ¿Podrá sentarse a negociar para lograr resultados frutos del consenso bipartidista? ¿Estaremos cerca de soluciones a temas espinosos como el tema migratorio y la venta indiscriminada de armas?

Los que creemos en un mundo justo y en paz esperamos decisiones centradas en el ser humano y no en intereses corporativos.

El autor es escritor y ex-candidato presidencial dominicano.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *