ANALISIS

El poder de convencimiento

Por Clemente Terrero

Para convencer a la gente es necesario empezar por eliminar la desconfianza que se ha forjado en su estructura mental, producto de las frusraciones y  decepciones que han tenido en la vida social

Así también se tiene que cambiar la actitud negativa de afrontar las cosas dificiles y la costumbre de conseguir lo facil.

Refiriéndose a esa actitud hay un refran, que dice: yo soy Don Martin Garata, persona de alto rango, que le gusta mucho el mango, porque es una fruta grata, pero treparse en la mata y verse en el cojollito, es decir, hacer el esfuerzo por subir, después ir hasta lo más alto, correr el peligro de caerse, por eso termina diciendo, yo prefiero más sabroso coger los mangos bajitos.

Pero también una frase célebre, como la de José Martí, que dice: Coger el camino más fácil, es lo que tuerce el curso de los ríos y de los hombres, en otras palabras, dejarse llevar por lo que más le convenga, no importándole la suerte y el destino de los demás. Eso es egoísmo.                                                                                  
Para tener la capacidad del poder de convencimiento se debe poseer cualidades que generen confianza y credibilidad.

La primera cualidad es la capacidad para transmitir las ideas, mensajes claros, precisos y positivos, que sr entienda la trascendencia de los problemas que se pretenden resolver, trabajar juntos para solucionarlos, asumiendo los riesgos y las dificultades de forma colectiva.

La segunda cualidad es una trayectoria de vida ejemplar, de trabajo, de lucha y de sacrificio, tener la calidad moral para
Para conseguir apoyo, sin ninguna duda en de que será el primero en asumir y llevar a cabo el plan de acción.

La tercera cualidad es la honestidad, ser honesto en su comportamiento en la vida, que no se haya prestado a cometer irregularidades que violen de forma consciente la ética y la moral. Que la gente entienda que nunca va a sustraer y usar para beneficio suyo los bienes de las instituciones y de la sociedad.

La cuarta cualidad es la sinceridad, ser sincero en la vida, que siempre diga la verdad, que sus propuestas y afirmaciones hayan sido veraces, que lo que afirma ha sido avalado por los hechos, que no es  sueño, ni fantasía, sino una realidad palpable y posible.

La quinta cualidad es la integridad, tener una historia de firmeza en todos los procesos en que se ha visto involucrado, no haber tenido el menor indicio de traición y de abandono a las causas que ha asumido.

La última y no la menos importante, la coherencia. Una trayectoria de vida de concordancia entre lo que piensa, dice y hace, sin estelas de dudas, sin indicios ser veleta.

A los individuos que poseen esas cualidades la gente les tiene confianza y tienen el poder de convencimiento.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *