ANALISIS

Parece imposible detener el avance del coronavirus en el mundo

En los últimos 20 años el Coronavirus ha presentado cinco importantes mutaciones, en tres de las cuales las cepas surgidas han sido más agresivas. Esas cepas son el SARS, el MERS y la más reciente que está azotando a China.

Estas nuevas mutaciones del Coronavirus han permitido que tengan la capacidad de producir un síndrome de neumonía grave, bronquiolitis y otras complicaciones respiratorias, que rara vez se presenta en los primeros coronavirus de los humanos, la cual está asociada a una elevada morbilidad y mortalidad.

Analizando el impacto que estas mutaciones han tenido en la salud humana en el mundial puede observar que la primera SARS CoV que se presentó en el 2003, produjo 8,096 casos y 774 fallecidos, la mortalidad fue de un 10 por ciento. Esos eventos ocurrieron en un lapso de 9 meses, China fue el centro de esa epidemia que se expandió a varios países más. Todas cepas mutantes del coronavirus que han surgido después han sido controladas en un tiempo relativamente corto.

Sin embargo, la actual cepa de Coronavirus, CoVn2019, ha llamado la atención porque en menos de 2 meses ha superado el número de casos que produjo el SARS del 2003.

Lo que más preocupa de la reciente mutación del Coronavirus, es que esta cepa posee características que a mi juicio hace casi imposible controlar su propagación.

La primera característica es que la mutación que hizo esta cepa es casi perfecta, la cual le permite reconocer fácilmente los receptores de las células respiratorias humanas, presentando una gran capacidad de contagio y por consiguiente la propagación de la infección es mayor. Tantas personas infectadas en tan poco tiempo así lo avalan.

La segunda característica es que el período de incubación es mediamente largo, puede durar hasta 14 días, de ahí que una persona puede transitar de un país a otro por puertos y aeropuertos sin que nadie pueda detectar que lleva en su organismo un virus mortal y comenzar a presentar los síntomas varios días después que llega a su destino y contagiar a la población.

La tercera y ultima característica es, que el virus puede transmitirse durante el período de incubación, esto significa que una persona que está incubando el virus puede tempranamente transmitirlo durante varios días, antes de que presente los síntomas.

Por eso, entendemos, que esta vez, parece que es prácticamente imposible detener el avance de la epidemia del Coronavirus a nivel mundial, a pesar del gran esfuerzo que está haciendo la comunidad internacional, sobre todo las naciones poderosas, porque no quieren que ese problema llegue y se expanda en su territorio. A Dios que nos agarre confesados.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *