ANALISIS

JCE & ISO 9001:2008

 

Por Gilberto Martínez*

En el mes de febrero del 2014, la Junta Central Electoral (JCE) recibió de la EQA RD la certificación en la Norma ISO  9001:2008  y la ISO/DIS 17582, mediante las cuales se implementó un sistema de gestión de calidad electoral (SGCE) que le permitió  satisfacer las expectativas de los votantes, de los candidatos y de las organizaciones políticas.

Estas herramientas mejoran la gestión pública, promoviendo transparencia, eficacia, eficiencia y objetivos organizacionales, creando gran impacto en el aumento de la confianza por parte de la ciudadanía, partidos políticos, candidatos, organizaciones políticas en sus organismos electorales, mediante procesos electorales más democráticos.

Con la cooperación de consultores  de la OEA, en julio de 2012, fue realizado un análisis de brechas de cumplimiento de los procesos implementados por la JCE con respecto a los requisitos de la norma ISO 17582 y la norma ISO 9001, diseñándose un plan de trabajo para hacer las adecuaciones necesarias para la implementación del SGCE.

La implantación del SGCE generó compromisos para  reducción, rechazos e incidencias en la producción y prestación de los servicios electorales, aumento de la productividad electoral y el cumplimiento de todas las expectativas de las partes interesadas, a través de procesos electorales de  mejora continua.

Los principios conculcados en la sustentación del SGCE basados en:

  • Enfoque en el cliente;
  • Liderazgo;
  • Participación de las personas;
  • Enfoque basado en procesos;
  • Enfoque de sistema para la gestión;
  • Mejora continua;
  • Enfoque basado en hechos;
  • Relaciones mutuamente beneficiosas con el proveedor;

generó una serie de fallos en los pasados comicios electorales del mes de febrero, no solamente en el área informática, sino en todo el SGCE, en el cual todo el inventario de  los procesos, procedimientos y registros internos no estuvieron una interacción organizacional, implicando que en la aplicación de la metodología PHVA, hubo muy mala planificación, no hubo acción planificada, fallas de verificaciones internas en los procesos y una muy deficiente mejora continua.

 

*El autor es Ingeniero Químico. MSC en Ingeniería Ambiental. Consultor en Sistemas de Gestión de Calidad. Cursó estudios en el Laboratorio del PIDC en Shinshu de la República de China en Taiwan

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *