INTERNACIONALES SALUD

Johnson promete sacar al Reino Unido de la crisis de la Covid-19

Londres, 6 oct (Prensa Latina) El primer ministro Boris Johnson prometió hoy sacar al Reino Unido de la crisis provocada por la Covid-19, en un intento de convencer a los británicos que dudan de su capacidad de liderazgo.

La crisis de la Covid es un catalizador para el cambio, aseveró Johnson en la clausura de la conferencia anual del gobernante Partido Conservador, en un discurso de tono optimista y ribetes electorales, matizado por loas a la gestión del Gobierno y ataques a los rivales del Partido Laborista.

Según el primer ministro, en la próxima década se construirán miles de nuevas viviendas, se mejorará la educación, se combatirá el crimen, y Reino Unido se convertirá en el líder mundial de la energía limpia, tras una inversión multimillonaria en parques eólicos marinos.

No es suficiente con volver a la normalidad. Hemos perdido mucho, hemos llorado a demasiadas personas, y pasado por demasiadas frustraciones y dificultades para conformarnos con volver al mismo estado de antes y pensar que la vida puede continuar como era anterior a la pandemia, pero no será así, remarcó Johnson en su discurso en el en el encuentro, que se desarrolló de forma virtual debido a las restricciones vigentes por la Covid-19.

Tras recalcar que el Gobierno trabaja “noche y día” para frenar el virus, aseguró que en los próximos 10 años se construirán 40 hospitales, se contratarán a otras 50 mil enfermeras, se duplicarán los fondos para las agencias de investigación científica, y se mejorará la atención a las residencias de ancianos.

Como parte de lo que calificó de una Revolución Verde, también se invertirán 160 mil millones de libras esterlinas (unos 208 mil millones de dólares) en el mejoramiento y construcción de parques eólicos en altamar, que elevarán a 40 gigavatios la capacidad de generación eléctrica del país a partir de fuentes renovables.

El tono optimista de Johnson contrasta, sin embargo, con las crecientes críticas que enfrenta el gobernante en su propio partido por la caída del apoyo que tenía los conservadores dentro del electorado británico, como resultado de su mal manejo de una pandemia que deja ya más de medio millón de personas contagiadas y casi 43 mil muertos en el país.

Según una encuesta difundida el 27 de septiembre pasado por la firma Opinium, los Tories, como les llaman coloquialmente, perdieron la amplia ventaja que tenían frente a los laboristas en julio de 2019, y ahora marchan tres puntos por detrás en la intención del voto (42 por ciento por 39 por ciento).

El estudio también arrojó que el 36 por ciento de los encuestados cree que el líder laborista Keir Starmer, quien asumió las riendas del partido en abril pasado, sería mejor gobernante que Johnson, quien obtuvo un 32 por ciento de respaldo.

Minutos después del discurso, la vicejefa del Partido Laborista, Angela Rayner, criticó al gobernante por dedicarse a planificar para el futuro, el lugar de esbozar un plan para salir de la crisis provocada por la pandemia.

El pueblo británico lo que necesitaba era escuchar al primer ministro decir cómo él y su Gobierno van a poder controlar esta crisis, escribió Rayner en Twitter.

De acuerdo con la legisladora opositora, la conferencia anual conservadora terminó como empezó: con un sistema de pruebas y rastreo de contactos caóticos, millones de empleos en riesgo y un Gobierno incompetente que perdió el control de la pandemia y hace retroceder al país.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *