INTERNACIONALES NOTICIAS DE PORTADA

Hija del expresidente Antonio Guzmán destapa el enigma y revela por qué se suicidó su padre

“En esa época hablar de una persona deprimida, era hablar de alguien que es­taba medio loco, que tenía que ir al siquiatra “

Por Julio Guzmán Acosta.

Nueva York.- Sonia Guzmán Klang, hija del fenecido Antonio Guzmán Fernández y a actual Embajadora de la Republica Dominicana en Estados Unidos, re­veló que su padre, el en­tonces presidente de la república, se suicidó el 4 de julio de 1982 (faltando 43 días para concluir el periodo constitucional), por una de­presión profunda que nun­ca fue tratada y no porque ella y su esposo, José María Hernández Espaillat, estu­vieran involucrados en ac­tos de corrupción, siendo ambos altos funcionarios del Gobierno de su padre (1978-1986), como se ha venido especulando desde entonces.

La diplomática dominicana, cuyo es­poso fue secretario Admi­nistrativo de la Presidencia y ella subsecretaria, duran­te ese período, entrevistada en el programa “Entre Líderes”, por los pe­riodistas José Alduey Sierra y Manuel Ruíz y el comen­tarista Jorge Solano, sostu­vo que en esa época el tema de la depresión en Repúbli­ca Dominicana era un tabú, y tratándose especialmen­te de un presidente, nadie, incluyendo los médicos, se atrevía a hablar de ello.

“En esa época hablar de una persona deprimida, era hablar de alguien que es­taba medio loco, que tenía que ir al siquiatra “, explicó la embajadora.

“Eso fue una situación que lamentaron, pero in­evitable que nadie se atrevía a decirlo. Mucha gente dice que fue por mí, que estábamos en corrupción, que yo era la dueña del hotel Lina y yo y mi marido, éramos que pa­ra allá y que para acá”, aña­dió.

Sobre las teorías de conspiración que se tejie­ron y divulgaron sobre la muerte del mandatario, en las que se decía que era iz­quierdo y el tiro estaba en la sien derecha, respon­dió que su padre era dere­cho, pero en un accidente se rompió un huesito del hombro y usó un revólver calibre 38, cuyo gatillo se podía halar con suavidad, aunque tenía una pistola, pero es un arma que pa­ra sobarla requiere mucha más fuerza.

Dijo que sus revelacio­nes sobre el suicidio de su padre, las estaba ofreciendo como primicia al programa “Entre Lideres”, con deta­lles que no se conocían has­ta ahora.

Aseguró que la depresión de su padre venía caminan­do desde hacía algún tiem­po antes de suicidarse, pero nadie se dio cuenta.

“Y si algún médico sospe­chaba de eso, no tuvo la va­lentía ni se atrevió a decir­lo, pero tampoco lo juzgo ni mucho menos”, precisó.

“Qué bueno, hablar de un hecho que ha ganado tantas especulaciones en esta épo­ca”, expresó.

“La depresión es una en­fermedad que se trata con un psicólogo o un psiquia­tra y es producida por he­chos y algunos químicos que faltan en el cerebro y, en ese momento, hablar de un presidente con de­presión…una misma como familia, no tenía idea de lo que era depresión en esa época” sostuvo.

“Con el tiempo son cosas que se van conociendo más y hoy se tiene mucho más conocimiento de esa enfer­medad”, dijo.

Es preciso señalar, que el presidente Antonio Guzmán jugo un importante papel en la democratización de la vida política en la Republica Dominicana, ampliando las libertades públicas, liberando decenas de presos políticos, permitiendo el regreso de los exiliados políticos del régimen balaguerista y despolitizando un poco las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Una reseña encontra­da en Wikipedia, sostiene que el expresidente Hipó­lito Mejía, amigo íntimo de Guzmán acudió a un médi­co después de encontrar al mandatario Guzmán llo­rando al lado de su caballo quien le aseguró que el Pre­sidente pudiera estar su­friendo de depresión, una enfermedad maldita, pe­ro Mejía, no dio crédito al diagnóstico y se guardó el secreto. Mejía fue el Secre­tario de Estado de Agricul­tura en el período de Guz­mán.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *