A FONDO EDUCACIÓN Y CULTURA

Rubén Calderón – Rector de la Universidad Europea del Atlántico

Empleo e internacionalización son los dos pilares básicos de nuestra universidad

Por la importancia que reviste la experiencia de una universidad en el desarrollo de la docencia en tiempo de la crisis del Covid-19 y dado el trabajo que desarrolla FUNIBER en la Republica Dominicana, donde tiene años desplegando sus actividades, ofrecemos esta entrevista del Rector de la Universidad Europea del Atlántico, que forma parte de la fundación y que tiene su sede en Santander, España.

Por Mada Martínez 

Rubén Calderón (Madrid, 1971) hace balance de un extraño curso Covid que marcha mejor de lo esperado. La universidad, perteneciente a FUNIBER, y con cerca de 2.500 alumnos solo de grado, ha superado el ecuador del curso con la meta de la presencialidad prácticamente cumplida. Calderón confía además que todo mejore cuando los docentes universitarios sean vacunados, aunque «no tenemos fechas aún». El curso próximo, la idea es ampliar la internacionalización y también los másteres.

Pregunta: ¿Qué balance hace del desarrollo del curso?

Respuesta: El curso académico está siendo normal dentro de la anormalidad. Si nos ponemos en septiembre, podemos estar relativamente satisfechos de cómo está desarrollándose. Las medidas están funcionando en la parte docente, y esperemos que el curso finalice sin grandes sobresaltos.

P: ¿Cómo se han articulado las medidas?

R: Primero, constituyendo un comité, elaborando unos protocolos rigurosos en coordinación con las direcciones generales de Universidades y Salud Pública, que se basan, fundamentalmente, en grupos muy reducidos de estudiantes, distancias de seguridad, mascarillas, medidas de higiene por toda la universidad, etc. Esto nos ha obligado, con el mismo número de alumnos, a aumentar un 37,6% los grupos respecto al curso anterior, y eso, evidentemente, tiene una carga en la contratación de profesores. No hay grupos de más 27 alumnos por clase, y esto implica contratación.

P: ¿Ha primado la presencialidad?

R: En la universidad estamos en el 93,7% de presencialidad. Hay planes de estudio donde es al 100%, y en otros, en función de los grupos y del tipo de asignatura, se ha ido a una semi presencialidad. Entendemos que todos nuestros grados son única y exclusivamente presenciales, y que el estudiante y familias quieren que sean lo más presencial posible. Y eso implica una carga de contratación de profesores muy grande.

P: Apunta a familias y alumnado. ¿Cómo ha sido la comunicación?

R: Este año ha funcionado de manera excepcional, excelente. Cierto es que el final del curso pasado, como ocurrió en todo el sistema universitario, fue mucho más complejo porque nos teníamos que adaptar todos a un sistema completamente nuevo, y había que tomar decisiones que no siempre se entendían. Pero este año no ha habido ningún sobresalto. Todo el mundo entiende las medidas y está funcionando muy bien.

P: ¿Y cómo funciona la residencia universitaria?

R: La residencia fue uno de los elementos que, en marzo y abril de 2020, más me preocuparon. Convivían estudiantes de más de 40 países en las condiciones que exigía el confinamiento; era complejo, pero ha funcionado bien. También tiene sus protocolos, hay unidades de aislamiento, para hacerse las pruebas…. En ese sentido hay que agradecer a los estudiantes y residentes que hayan cumplido con los protocolos.

P: Más allá del Covid, la universidad ha podido mantener algunas actividades complementarias.

 

R: La vida docente e investigadora está funcionando con bastante normalidad. No se ven retrasos en ningún aspecto. La extensión universitaria sí se ha visto alterada. En el año que llevamos de pandemia no se ha podido hacer ninguna muestra en la sala de exposiciones; todo lo que gira en torno al salón de actos también ha quedado un poco paralizado; el servicio de deportes y los campeonatos internos no se están realizando… Y esa es la parte que queda un poco suspendida hasta que llegue la normalidad. Pero la parte docente e investigadora sigue con normalidad.

P: Los decretos del Ministerio de Universidades, en parte borradores, ¿qué opinión le merecen? ¿Hay ya cuestiones que le gustan o que no le gustan?

R: Hay que entender que Uneatlántico tiene seis años de vida, este es el séptimo curso, y si analizáramos en términos relativos qué somos con la edad que tenemos, estaríamos en el ‘top ten’ de cualquier ranking. En los años que llevamos, tenemos 15 carreras, 17 másteres, la Escuela de Doctorado aprobada, etc. Nos quedan muchas cosas por hacer en términos absolutos, pero, insisto, en que llevamos siete años.

Hay normativa que afecta más a la estructura, otra al sistema y otra a las enseñanzas. En particular, lo que no me gusta es que entren a regular el número de alumnos que una institución universitaria puede tener de grado, de máster o de formación permanente. Creo que entra dentro de la autonomía y libertad de las universidades. El resto de los aspectos son más de naturaleza técnica y no veo más problemas aparte de cuestiones un tanto menores.

P: ¿Han reforzado lo digital?

R: Nosotros nacimos en un contexto digital e internacional. Por tanto, no debemos reforzar en nuestro plan estratégico ni la internacionalización ni la digitalización, porque nuestra casa madre, que es FUNIBER, está presente en 39 países y desarrolla, desde hace más de 30 años, programas de posgrado en modelo virtual. Hemos nacido en ese contexto, estamos muy adaptados.

P: ¿Cómo imagina el próximo año?

R: Hemos reforzado en el campus virtual todos los contenidos para estar preparados frente a cualquier contingencia. Pero visto esto, las tendencias y los programas de vacunación, parece que para otoño de este año estaremos mejor que ahora.

P: ¿Cómo funciona su Observatorio Ocupacional?

R: La empleabilidad y la internacionalización son los dos pilares básicos sobre los que gira la docencia en esta universidad: lograr el mayor porcentaje de internacionalización en el aula y dar una formación lo más cercana a la sociedad para que el alumno encuentre empleo. El Consejo Rector ha acordado crear el Observatorio Ocupacional para realizar análisis de empleabilidad, y ha nombrado a Cristina Mazas como directora. Nos interesa saber qué relación existe entre estudios, competencias y empleo; incluso, en qué medida las prácticas tienen relación con estudios y trabajo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *