ANALISIS

Santo Tomas de Aquino: el ultimo filosofo cristiano

Por Luis Mota

Tomas de Aquino, emerge a la teología desde profundas convicciones filosóficas, pienso que cabría preguntarse si fue más filosofo que teólogo o más teólogo que filosofo, pero en verdad logró ensamblar de manera armónica ambas concepciones del saber humano.

Nació en Italia hijo de una familia acomodada de la ciudad de Aquino, Castillo de Roccasecca,​ su nacimiento se sitúa entre los años 1224/1225, a pesar de provenir de una cuna ostentosa desarrollo su ministerio con humildad fue un simple fraile, de la iglesia católica….

Estableció el paradigma doctrinario más importante en los tiempos de la escolástica, perteneció en la orden de los Predicadores a la cual consagró toda su vida, es considerado el principal representante de la enseñanza escolástica​ y una de las mayores y más relevantes figuras de la teología en su época.

Tiene el acierto de lograr conjugar la filosofía con la teología cristiana, obviamente, el cristianismo no es filosofía, pero tienen importantes colindancias, de ahí que los elementos más importantes que utiliza en su propuesta de salvación han sido objeto tradicional de la filosofía, una de las preocupaciones más importantes del pensamiento medieval fue la relación entre la teología y la filosofía, Santo Tomas aborda con la mayor profundidad estos temas.

   1.- FE Y RAZÓN

  • La concepción filosófica teológica de Santo Tomás descansa en la distinción de dos aspectos fundamentales que son la fe y la razón, el cristiano en los tiempos actuales sobredimensiona la fe y minimiza la razón, Santo Tomas nos habla de una simbiosis entre fe y razón y en ese sentido postula la existencia del orden natural y orden sobre- natural: el orden natural procede de la razón humana, y da lugar, en el ámbito del conocimiento a la filosofía; Dios gobierna y organiza el mundo con la ley eterna, dictada desde siempre para todos los seres. Su reflejo en la naturaleza y en los seres naturales es la ley natural, que dirige el funcionamiento de los seres en términos generales, las plantas, los animales y el ser humano (único capaz de conocerla a través de la razón).
  • La fe y la razón son vertientes del pensamiento que han sido consideradas en pugna. El problema fundamental en esta parte es que el ser humano en el ejercicio de su libertad duda, y la duda engendra como respuesta la razón. El conflicto relevante fe-razón se conjuga con la búsqueda de la verdad, no tiene sentido la búsqueda de la verdad si no existe la duda, y es a partir de esa búsqueda incesante se define que el problema es discernir cuál es la relación entre el conocimiento sobrenatural del hombre, alcanzado por revelación, y el conocimiento natural, logrado a través del intelecto y los sentidos.
  • Por otra parte, el orden sobrenatural procede de la revelación y de la fe y es un conocimiento más profundo; el cristiano en los tiempos actuales define la fe como la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve, sin embargo, para Santo Tomas la fe es el asentimiento que el entendimiento otorga a la verdad sin que sea consecuencia de la evidencia concreta o material; entiende que algunas verdades están al alcance de la razón, y otras la exceden.
  • Finalmente, Santo Tomas, llega a la conclusión de que ambos conocimientos provienen de Dios, por lo que entre ellos no puede haber ninguna contradicción. A mi modo de ver fe y razón son expresiones que no pueden existir una sin la otra, son dos importantes esferas de conocimiento que no pueden existir una sin la otra, es a partir de esa colaboración entre fe y razón que surge la teología: en palabras de Santo Tomas, la revelación puede orientar a la razón y le permite evitar errores; la razón le sirve a la fe para aclarar y defender los misterios de la revelación.
  • Entrando en uno de los temas más difíciles de abordar, Santo Tomas plantea que, algunas creencias nunca podrán ser demostradas por la razón y otras sí, como son los preámbulos de la fe, refiriéndose a existencia de Dios y la inmortalidad del alma. Entonces en ese sentido plantea que hay dos tipos de teología: la racional o natural, que llega a Dios utilizando una capacidad ligada a la naturaleza humana, la razón; y la teología cristiana o sobrenatural que tiene su fundamento en la doctrina revelada y la fe, pero usa también la razón para conseguir un orden científico y como arma dialéctica. En la próxima entrega vamos a hablar de la existencia de Dios.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *