DEPORTES

El Leeds le gana al City después de jugar medio partido con un jugador menos

Perdió el Manchester City después de seis victorias sucesivas en todas las competiciones. El líder de la Premier, que será campeón en cuestión de tiempo salvo accidente histórico, cayó tras rematar 29 veces a portería ante un Leeds que le replicó con dos tiros, todos a la red.

“En la última jornada de Champions vimos al Bayern rematar más de 30 veces y perdieron contra el PSG que remató cuatro veces”, dijo Guardiola, tras la derrota de su equipo. “Cuando pierdes así te das cuenta de lo difícil que es hacer lo que hemos hecho en los últimos meses, cuando veníamos de perder un partido de 27 [frente al United en Old Trafford]”.

El City nunca acabó de sentirse cómodo en un partido que tuvo todos los ingredientes de los trámites de transición. Guardiola hizo rotaciones para refrescar a sus jugadores más desgastados, en previsión del viaje a Dortmund del próximo miércoles a dirimir los cuartos de la Champions. Sea porque los jugadores poco habituados a coincidir tardaron en compenetrarse, sea porque el Leeds supo administrarse con la mayor eficiencia imaginable, el anfitrión no consiguió aprovechar ni siquiera la expulsión de Liam Cooper en el minuto 46, por una entrada feroz sobre Gabriel Jesús.

Bielsa dobló el pescuezo y comenzó a lanzar maldiciones mientras daba vueltas en círculo por la zona técnica. Se había pasado los minutos previos pidiendo a sus muchachos que no hicieran lo que Cooer acababa de perpetrar. “¡No hagan falta! ¡No hagan falta!”, gritaba, en un intento por evitar acciones a balón parado. Al ver la entrada de Cooper, en una jugada que no había alcanzado ni la categoría de aproximación, al técnico lo dominó la rabia.

El Leeds se había adelantado minutos antes de quedarse en inferioridad, precisamente con un lanzamiento largo de Cooper que Cancelo fue incapaz de despejar a la primera. Los jugadores del City habían basculado hacia Cooper dejando un gran baldío entre Ederson y sus zagueros, y el duelo de Cancelo con Helder Costa adquirió un relieve desproporcionado. Una vez que el balón botó, los riesgos se dispararon, Helder Costa conservó la posesión de rebote, y Stones no llegó a auxiliar a tiempo a su lateral. El pase de Costa fue a parar al área, donde Bamford se la cedió redonda a Stuart Dallas. El norirlandés, hombre de la tarde en el Etihad, llegó desde atrás sin que le persiguiera Bernardo Silva ni lo cubriera Fernandinho. Aprovechando un momento de vacilación, o de distensión, en quienes debían marcarle, metió el derechazo pegado al palo. Fue el primer tiro a puerta del Leeds y fue el 0-1.

El Leeds, que había sabido jugar muy bien lanzando a Raphinha y a Costa a la espalda de los laterales del rival, no volvió a disparar entre los tres palos hasta el minuto 91. Por el camino recibió 29 remates a puerta. Vivió asediado, con Diego Llorente y Kalvin Phillips multiplicándose frente a un adversario que, desahogado tras la expulsión de Cooper, compensó su falta de lucidez en las combinaciones con un gran sentido del sacrificio. El City no dejó de mover fichas en todos los cuadrantes en busca del desmarque. Solo consiguió un gol, consecuencia de un buen movimiento de Ferran Torres interpretado con genio por Bernardo Silva, que lo asistió de inmediato. El empate fue la única alegría que se permitieron los jugadores del City bajo el sol engañoso de Manchester.

Guardiola: “Los dejamos correr”

Guardiola retiró al central Nathan Aké y al lateral zurdo Benjamin Mendy para introducir a Foden y a Gündogan, un extremo y un media punta. Fue un doble tirabuzón. Una apuesta multiplicada por ir a buscar la victoria con dos de sus jugadores más resolutivos. Como única red, el City desplegó a Fernandinho con Cancelo y Stones.

“Contra el Leeds es complicado porque están acostumbrados a ganar duelos mano a mano; les ganas y vuelven a encararte, insisten una y otra vez”, explicó el entrenador del City. “Ellos disfrutan de los partidos con muchas transiciones. Si quieres ganarles, primero debes controlarlos para no dejarlos correr, sobre todo a Raphinha y a Costa. Cuando nos quedamos once contra diez los controlamos durante 40 minutos. Cuando dejamos de controlarlos y corrieron, nos metieron el 1-2″.

Había un pasadizo hacia la victoria y el Leeds lo descubrió en plena oscuridad. No fue con un contragolpe. Fue gracias a una jugada elaborada y peleada por un equipo incansable frente a otro que había perdido la serenidad. Bernardo llegó un segundo tarde a la presión sobre Alioski y el macedonio tuvo tiempo de meter los tres dedos del pie izquierdo para enviar la pelota con ventaja a Dallas. Fue un gran pase. Tan grande como la brega de Dallas por ganarle la posición a Stones. Durante un segundo el volante y el defensa lucharon cuerpo a cuerpo mientras la pelota rodaba hacia el área del City. Como en los partidos callejeros, todo se dirimió en un mano a mano. La tocó Dallas primero, se la acomodó, y cuando parecía desequilibrado remató con la última gota de energía que debía quedarle. El tiro pasó entre las piernas de Ederson y pegó en la red mientras Dallas llamaba eufórico a sus compañeros para celebrar una de las victorias más increíbles de esta temporada de Premier.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *