INTERNACIONALES

Tras 12 secuestros Haití califica la jornada día negro

Puerto Príncipe, 13 abr (Prensa Latina) El primer ministro de Haití, Joseph Jouthe, calificó hoy de “día negro” la jornada de la víspera, cuando fueron secuestradas 12 personas, entre ellos siete religiosos, en esta capital.
El también presidente del Consejo Superior de la Policía Nacional, pidió a esta institución reforzar su presencia en las calles e identificar los lugares en los cuales las bandas mantienen a las víctimas, a fin de liberarlos sin demora y sin pago de rescate.
Jouthe admitió no estar satisfecho con la actuación del Ejecutivo en la lucha contra la inseguridad, y alentó a los comisionados de Gobierno a poner en marcha acciones públicas contra los importadores ilegales de armas y municiones.
La víspera 10 religiosos fueron secuestrados en Croix des Bouquets, suburbio situado a unos 10 kilómetros de la capital haitiana.
Entre los rehenes figuran cinco sacerdotes, dos monjas -una de ellas de nacionalidad francesa-, y tres familiares del padre Arnel Jospeh, confirmó en un comunicado la Conferencia Haitiana de Religiosos.
“No pasa un día sin llanto y crujir de dientes y, sin embargo, dichos líderes de este país, mientras se aferran al poder, son cada vez más impotentes e, igualmente inexistentes, si consideramos la responsabilidad de un poder establecido según las normas que gobiernan una Nación”, manifestó la organización y recalcó que la situación actual es insostenible.
Por su parte, la iglesia católica denunció que Haití descendió “al infierno”, mientras el Gobierno hace caso omiso, a la violencia de las bandas armadas que están adquiriendo proporciones sin precedentes.
“Las autoridades públicas, que no hacen nada para resolver esta crisis, no son inmunes a la sospecha. Denunciamos la complacencia y la complicidad de donde venga”, subrayó la Arquidiócesis de Puerto Príncipe en una nota divulgada.
El crimen se atribuye a la banda 400 Mawozo, que ejerce gran influencia en la zona y a finales de febrero pasado promovió un motín en la prisión civil de la comuna, con un saldo de al menos 30 fallecidos y más de 300 prófugos.
Además de los religiosos, otras dos personas fueron secuestradas, entre ellas el médico André Valembrun.
En protesta, el hospital Bernard Mevs, uno de los más importantes de la capital de Haití, cerró sus puertas hoy para los casos externos y sugirieron que adoptarían otras medidas si no liberan al especialista.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *