DEPORTES

Tres colosos que dominan el Oeste de la NBA

La maraña del Oeste empieza a tomar una forma que parece acercarse ya a lo que puede ser de cara a los playoffs. Utah Jazz (ahora 41-14) y Phoenix Suns (39-15) pelean por el liderato (de Conferencia y de la Liga, en realidad). Y detrás emergen ya definitivamente los Clippers, en un excepcional momento (seis triunfos seguidos) y con un 38-18 que les da margen sobre los demás. Los Nuggets, su perseguidor más peligroso, han sufrido un mazazo terrible con la lesión de Jamal Murray. Los Lakers llevan semanas sin LeBron James ni Anthony Davis. Y los Trail Blazers parecen de un calibre inferior.

Así que se puede empezar a hacer cábalas de lo más interesante: si, por ejemplo, los Lakers caen al sexto puesto, pero escapan del séptimo, cosa que no parece nada descartable ahora mismo, podemos ir en primera ronda al primer Clippers-Lakers en la historia de los playoffs de la NBA, una absoluta bomba con olor a final de Conferencia… pero a las primeras de cambio. Para eso queda mucho. Pero, desde luego, los de Tyronn Lue van camino de llegar con un aspecto imperial a los playoffs. En Indiana (115-126) ganaron su sexto partido seguido, a pesar de la ausencia ya prolongada de Serge Ibaka y de que no jugó por segunda noche consecutiva Kawhi Leonard, su MVP, por un problema en un pie.

Pero los Clippers siguen jugando muy bien, pasando muy bien y tirando muy bien, un martillo pilón que ahora dirige Paul George, que sumó su cuarto partido seguido con al menos 30 puntos y que acabó con 36, 7 rebotes y 8 asistencias en el regreso a Indiana. Es curioso: desde que los Pacers lo traspasaron en julio de 2017 (ya va lloviendo), ha regresado cuatro veces a la que fue su casa y ha ganado las cuatro. Siempre entre abucheos, que desde luego no le afectan mucho. Esta vez anotó 15 puntos en el primer cuarto y sumó sin parar en el despegue del último parcial (0-8 clave), cuando cayó la última resistencia de los locales.

Junto a George, brillaron Marcus Morris (22 puntos, 7 rebotes, 3/3 en triples), Zubac (14+7), Kennard, Batum… Los angelinos están en una dinámica excelente que escapa al nivel actual de los Pacers, cuya prometedora temporada va quedando en poca cosa y que se vinieron abajo al final. Domantas Sabonis sumó 20 puntos y 13 rebotes, Malcolm Brogdon 29 puntos y 4 asistencias y Caris LeVert 26+6+6 para un equipo que va quedando en el cubículo del play in de forma ya aparentemente irremediable: 25-28 con cinco partidos sobre el undécimo, pero cada vez más lejos (en resultados y sensaciones) del lote que forman Hawks, Celtics y Hawks, los que van por detrás de Nets, Sixers y Bucks y completan los seis que, a priori, se librarán de ese peligroso play in en el Este.

UTAH JAZZ 106-OKC THUNDER 96

Los Jazz venían de dejarse una racha de 24 victorias seguidas en su pista ante Washington Wizards. Uno de los desenlaces más sorprendentes de la temporada al que siguió un pequeño susto contra los depauperados OKC Thunder (en los que todavía no está Gabriel Deck, por cierto): 14-31 todavía en un primer cuarto que se cerró 22-31 y con una exhibición tremenda de Lu Dort, que anotó 18 en ese parcial y llevaba 22 puntos al descanso. Acabó con 42, 7 rebotes y 4 robos. Un fabuloso jugador defensivo que está haciendo enormes progresos en ataque pero que no salvó a un equipo que sigue sin Gilgeous-Alexander y sin más que hacer que observar a sus jóvenes y pensar en el draft: ahora en 20-34 después de siete derrotas seguidas y diez en once partidos, las seis anteriores a estas con la peor diferencia media (-28,5) que ha visto la NBA en 17 años.

Los Jazz se pusieron serios a tiempo y amasaron un 66-38 entre el segundo y el tercer cuarto, este último abierto con un 12-0 ya definitivo. Dejaron a los Thunder, finalmente, en un 38% en tiros, algo en lo que (como siempre) tuvo mucho que ver Rudy Gobert, que puso 7 tapones y sumó también 13 puntos y 14 rebotes. Bogdanovic (se dolió de la muñeca de la que fue operado la pasada temporada) terminó con 23 puntos, Mitchell con 22, Conley con 15 y 14 asistencias y Niang, en el segundo partido de su carrera como titular, con 18 puntos, 10 rebotes y 6 triples. Los Jazz (41-14) siguen al mando en el Oeste, y en la Liga, pero con los Suns en el cogote…

PHOENIX SUNS 106-MIAMI HEAT 86

Porque los Suns no paran. Ya en 39-15, cada vez con más pinta de aspirante serio y 10-3 en segunda noche de back to back, una prueba de la seriedad y la profundidad que atesora el equipo de Monty Williams. El banquillo, de hecho, fue la clave en una paliza a los Heat que pareció improbable después de un primer cuarto en el que los de Spoelstra mandaron claramente, estuvieron 13-25 y cerraron en 26-34. Pero después de ese gran esfuerzo ofensivo, con 10 puntos de Ariza (no anotó más), el equipo de Florida se quedó en 52 puntos en el resto del camino, seco por fuera (4 triples y 15 puntos de Duncan Robinson al margen) y con el susto en el cuerpo por un problema de tobillo de Jimmy Butler.

Los Suns abrieron brecha con un 30-16 en el segundo cuarto y fueron exprimiendo poco a poco a los Heat. Sin heroicidades de Chris Paul ni Devin Booker (12 puntos, 4/16 en tiros), con un Ayton cada vez más rocoso (19+13 esta vez) y un banquillo que es uno de los mejores, si no el mejor, de la NBA: 13+5 de Saric, 14+6 de Craig, 15+5 de Cam Johnson y 14+5 y 7 asistencias de Payne. Una barbaridad contra unos suplentes de los Heat en los que entre Dragic y Herro sumaron 22 puntos… con un 0/10 en triples. Demasiada diferencia. Los Suns siguen a un partido y medio de los Jazz, los Heat quedan en 28-26, sextos del Este.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *