ANALISIS

Sin Filtros Ni Frenos En El Teclado: “Los gritos del pueblo.”

Por Mario Martínez*.

A lo largo y ancho de la República Dominicana se escuchan los gritos del pueblo.

Más del 90% de la población dominicana grita por empleos, unos porque no tienen donde trabajar y otros porque tienen un empleo de miseria, y los que tienen un empleo más o menos aceptable no le da para llevar una vida de calidad, ni mucho menos para ahorrar.

Si en nuestro país la tasa de desempleos siempre ha sido alarmante en tiempo normales, qué se podría esperar en momentos de esta crisis sanitaria, social y económica, que se vive en todo el territorio nacional y en el mundo.

Momentos difíciles se vive, cada empleo que se logre es una bendición.

Lo que no podemos entender es porque con un pueblo dando gritos por conseguir un trabajo y un gobierno que ha prometido promover e impulsar la nueva mano de obra, por qué no se aprueba de una vez la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de Bávaro, el cual ya no hay que mencionar los puestos de trabajo que generará, ya que el gobierno y todas las autoridades saben del beneficio que generará y los gritos que calmará al pueblo que grita por empleos.

Nuestro país es presidencialista y ninguna institución aprueba o desaprueba sin la anuencia directa del Señor presidente. No importa si son los del pasado o el que está presente.

Lo más natural sería que el presidente aproveche estas iniciativas de empleos y desarrollo.

Tampoco entendemos la actitud de muchos que se hacen llamar líderes, como también funcionarios que a diario ven y escuchan los gritos del pueblo por trabajar y prefieren mendigar a políticos y empresarios raciones alimenticias para mitigar uno o dos días de comida para una familia de vario miembros que con dos empleos que se le gestionen resuelven el 75% de sus necesidades, pero ningunos presionan al ejecutivo nacional para que se respete y se ponga en marcha la continuidad del estado y se respete la Ley de Libre Empresa como también la rotura del monopolio, en mano de unos cuantos benefactores de los pueblos. Para que así los nuevos inversionistas locales y extranjero puedan contribuir al fomento de nuevos empleos y se termine de escuchar tantos gritos por empleos.

A nuestro colegas y amigos de la Unión por el Desarrollo de la Provincia la Altagracia (UDEPAL). Quiero decirle que ya deben terminar los discursos bonitos y bajar al pueblo y a los barrios, ya que con discursos bonitos no se logra ningún objetivo en los países presidencialistas y monopolistas, ya es tiempo de levantarnos en lucha y exigir lo que por Ley nos pertenece, y exigir al gobierno el retorno del dinero que pagamos de impuestos para las obras que demanda la Provincia, y que se autorice la construcción del nuevo Aeropuerto internacional de Bávaro. Es tiempo de quitarnos los trajes y las corbatas, calzarnos las botas de batallas, pero si seguimos hablando bonito y bien arreglado, el pueblo nos verá como oportunistas. Si en verdad queremos aeropuerto y demás obras vamos a luchar en el territorio y no bajo aire.

El aeropuerto de Bávaro es el primer paso para calmar los gritos del pueblo por trabajo digno para todos.

Yo soy AIB. Súmate ya.

*Es dirigente del Frente Amplió Provincia la Altagracia y excandidato a Senador por la misma provincia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *