ANALISIS

Un aeropuerto en Bávaro

Por Manuel Salazar 

Diversos sectores de la región Este reclaman al gobierno, que permita la construcción de un aeropuerto internacional en Bávaro.

El reclamo contrasta con los intereses de un grupo económico que es propietario de un aeropuerto que ya opera en la región.

A simple vista, parecería que se trata de un conflicto entre sectores burgueses, cada uno en defensa de su capital.   Y es así.  Se da ese conflicto.

Pero ese conflicto no es ajeno a la sociedad general, ni a los sectores populares.

El reclamo de la construcción del aeropuerto internacional de Bávaro es pertinente, por varias razones.

1.- Rompería el monopolio, que de por sí es negativo, y por demás contraproducente a la orientación de libre empresa y de comercio que postula la misma burguesía.

El monopolio impone precios y calidad de los bienes y servicios a su antojo. Y, así las cosas, cuando aparece la competencia, el público puede ser favorecido por una baja de precios, y una mejora de la calidad en los servicios que se ofertan. Porque cada empresa procurará ganar la mayor cuota de mercado sobre la base de ofertar precios y calidad atractivos.

2.- Los salarios podrían mejorar. Además de que aumentaría las plazas de trabajo, reduciendo así el desempleo; este hecho podría contribuir a un alza en los salarios. Porque ya no sería una empresa la que determinaría las tasas salariales y otras condiciones laborales.

Es fácil de entender: cuando hay monopolio, este lo decide todo. Porque es único. En cambio, la competencia forzaría a cada empresa a dar lo mejor para liderar el mercado.

3.- Contribuiria a descentralizar la propiedad económica y con esto, crear más posibilidades para la mejoría del proceso democrático.

La concentración de la propiedad económica en unas 20 familias, que controlan la mayor parte del Producto Bruto Interno (PIB) del país, se expresa de manera directa en la concentración del poder y el régimen político institucional.

Porque ese poder económico centralizado se sustenta en uno o dos partidos, y estos garantizan que el gobierno central, el congreso y los ayuntamientos, sirvan en lo fundamental a los intereses de los grupos y familias que controlan la economía.

Cuando se diversifica el poder económico, hay mayores posibilidades de que se reparta también el poder político.

Así las cosas, el reclamo de que se construya otro aeropuerto internacional, en este caso el de Bávaro, es un asunto que va más allá del conflicto entre grupos económicos.

Y debería involucrar a los sectores populares que, claro está, tendrían que organizarse y luchar, para que este hecho de ruptura con la práctica monopolista derive también en mejores condiciones laborales y de vida general de la región.

Así mismo, esa lucha debería proyectarse también en una ampliación de la representación política en el poder, en diversos ámbitos del Estado, municipal, congresual y del gobierno central.

Con esta visión, es atinado participar del reclamo al gobierno para que permita la construcción del aeropuerto internacional de Bávaro.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *