A FONDO

¿Por qué esta vez el genocidio contra Palestina?

Por Manuel Salazar 

Es bien sabido que el Sionismo judío tiene permanentes pretensiones de anexar a Israel territorios de Palestina, mediante la guerra. Esta es la causa, llevada a doctrina, de todas las agresiones militares perpetradas. Hay hechos que lo confirman.

Pero esta vez ¿Cuál es el motivo de la actual agresión militar abusiva contra el pueblo palestino?

La respuesta está en tres hechos, dos de ellos   vinculados de manera directa a Benjamin Netanyahu, uno de los políticos sionistas más agresivos contra Palestina. De hecho, este es en este momento, por sus concepciones y ser Primer Ministro, el mejor habilitado para mantener la política

de anexión y agresión militar contra ese país y pueblo.  Es la cabeza más encumbrada de los sectores ultraconservadores judíos.

Pero está bajo juicio por actos de corrupción en el ejercicio de gobierno, es un hombre desacreditado; y en las elecciones parlamentarias del pasado marzo, sólo obtuvo 30 congresistas de los 61 que necesita para constituir gobierno.

Hasta el 4 de mayo recién pasado hizo esfuerzos por lograr apoyos en el Parlamento israelí, para poder formar una coalición de gobierno, y estos fueron fallidos una y otra vez.

Se le cumplió el tiempo establecido para lograrlo. Y, así las cosas, la oportunidad de hacer gobierno se le da a Yair Lapid, líder de la oposición, que quedó en segundo lugar en las elecciones.

Netanyahu y su partido enfrentan la posibilidad de salir del gobierno.

Si este otro candidato no logra hacer gobierno, en Israel tendrían que celebrarse otra vez elecciones parlamentarias, y serían las quinta en dos años.

Este es el otro hecho, referido a la inestabilidad, casi crisis, del régimen político de Israel.

Desde el 9 de abril del 2019, se han realizado cuatro elecciones parlamentarias en dos años, muestra de un problema político en el país. El Parlamento ha tenido que autodisolverse, y debido convocar a nuevas elecciones cada vez, debido a que los partidos no han ganado cada uno congresistas suficientes para elegir el gobierno, y entre ellos no han podido ponerse de acuerdo para formar coaliciones que garanticen un poder ejecutivo estable.

Esto ha sido imposible.  Hasta inicios de mayo, había sido imposible, y está en perspectiva la posibilidad de que se convoque a las quinta elecciones en dos años.

En síntesis, hay inestabilidad política, casi crisis; y junto a esto, la cabeza más visible de la ultraderecha está perseguido por actos de corrupción y en perspectivas de salir del poder.

Aquí está el motivo actual de la agresión militar brutal contra el pueblo palestino. Hay una causa de fondo, las pretensiones anexionistas del Sionismo. Pero estas necesitan de un motivo para la acción.

Netanyahu y la ultraderecha buscan tirar hacia fuera la crisis política general, y la suya en particular; apelando al fanatismo judío contra Palestina, y por esa vía unificar la derecha sionista y mantenerse en el poder.

Ariel Sharon, un anterior cabecilla sionista, apeló a ese mismo recurso de guerra contra Palestina para llegar y mantenerse en el poder. En el año 2000 montó una provocación en la Gran Mezquita en Jerusalén, que provocó una intifada del pueblo palestino, a la que siguió la represión del ejército israelí y un estallido del fanatismo anti palestino.

El resultado más inmediato de esos hechos fue el triunfo arrollador de Ariel Sharon en las elecciones del 2001.

Estos sionistas, son fieles seguidores de la escuela del imperialismo yanqui, que acostumbra a apelar al “patriotismo” de una parte del pueblo norteamericano, desatando guerras contra enemigos externos de cada ocasión, cuando dificultades o necesidades   internas lo ameritan.

Las necesidades políticas de Netanyahu y su pandilla terrorista están causando una masacre contra el pueblo palestino en la franja de Gaza.

Esta desfachatez de Netanyahu y el Sionismo judío, es una razón más para redoblar la solidaridad con el pueblo palestino.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *