SALUD

Beneficios del ejercicio para la salud

SALUD. Ejercitarse con regularidad es importante para llevar un estilo de vida saludable. Las personas que llevan una vida activa tienen menos probabilidad de enfermarse y mayor probabilidad de vivir una vida más duradera. Hacer ejercicio te permite tener un mejor estado físico y además mejora tu salud mental y la sensación general de bienestar.

 ¿sabías que está comprobado que hacer ejercicio regularmente también tiene efectos benéficos para la salud mental? En efecto, ejercitar el cuerpo puede ayudar a controlar y hasta aminorar algunas enfermedades de tipo mental, como depresión, ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, entre otras. Además de ayudar a liberarnos del estrés, el ejercicio es ideal para mejorar la memoria, favorecer un sueño nocturno profundo y, en general, para generar un mejor estado de ánimo.

Las personas inactivas corren casi el doble de riesgo de morir de una cardiopatía en comparación con las personas que son activas. Por eso, si no haces nada de ejercicio, realizar un poco más de actividad física (por ejemplo, caminar todos los días) puede ayudar a reducir tu riesgo de padecer estas afecciones.

Todas estas ventajas contribuyen al aumento de la energía y la resistencia, tanto física como mental. Pero, ¿por qué es así? ¿Qué tipo de ejercicio debemos practicar para lograr estos beneficios? ¿Cuánto ejercicio necesitamos hacer para obtener estos resultados?

Estudios recientes han revelado que los pacientes que siguen un régimen de ejercicio aeróbico muestran menos síntomas depresivos. Otras investigaciones han demostrado que el ejercicio y la actividad física regular pueden reducir los niveles de ansiedad. Los efectos positivos en el plano de la inteligencia pueden advertirse claramente luego de una sola sesión de ejercicio. En los adultos más jóvenes, el ejercicio físico puede aumentar las funciones cognitivas al mejorar la memoria y el tiempo de reacción, mientras que en los adultos mayores ayuda a combatir algunas enfermedades derivadas del debilitamiento cerebral, como el alzhéimer y la demencia senil.

También se ha comprobado que la actividad física ayuda a aliviar los síntomas del trastorno por estrés postraumático, sobre todo a través de ejercicios de relajación como el yoga, pero también mediante ejercicios aeróbicos, como correr y nadar, que ayudan a conciliar un sueño nocturno profundo y continuo.

Treinta minutos de ejercicio moderado, como una caminata rápida, tres días a la semana, es suficiente para generar estos beneficios en nuestra salud. Si tiene una agenda muy apretada, puede incluso dividir esos 30 minutos en intervalos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *