ANALISIS

La tercera dosis de la vacuna de Covid-19/ Es válida si o no?

Spread the love

Por: Clemente Terrero

La decisión de aplicar una tercera dosis de la vacuna contra la Covid-19 ha generado una gran polémica entre diversos especialistas del área de la salud, con posiciones encontradas, unos a favor y otros en contra. Así es la vida.

Los que están en contra alegan que esta decisión es apresurada, que no está avalado por ningún estudio científico internacional, que lo que se busca es, beneficiar a grupos económicos de la República Dominicana y del extranjero.

En verdad, esos argumentos pueden tener cierta validez, tomando en cuenta que las cosas deben siempre hacerse con criterio, pero a veces hay situaciones que trascienden en las que hay que tomar decisiones, sobre todo que vayan a favor del bien común.

Vamos a analizar cada argumento, primero se plantea que para aplicar esa tercera dosis deben hacerse estudios que justifiquen la misma. Sin embargo, sobre este planteamiento tenemos que decir que esos estudios ya han sido realizados, son los que explican los porcentajes de eficacia y reacciones adversas de esas vacunas en las personas. En base a esos resultados es que sabemos el alcance que tienen cada una de estas vacunas en la población.

Ahora, si estos estudios fueran para demostrar resultados distintos a los ya conocidos, que tengan importancia científica, se podría aceptar, de lo contrario, no creemos que valga la pena si estos solo hacen saber lo que ya se sabe, sobre el porcentaje de la población que no podrán presentar inmunidad en cada una de estas vacunas.

¿Para qué más estudios de éste tipo?, para decir lo mismo que dijeron los que se han hecho, no creo que valga la pena gastar tiempo y dinero en ese proceso que ya hicieron las farmacéuticas, que es su responsabilidad. Hay que aprovechar el tiempo y ese dinero para avanzar, dedicarlo a otras acciones para frenar la pandemia.

Las investigaciones han demostrado que la vacuna Coronavac – SINOVAC, tiene una eficacia de un 50 por ciento, clara evidencia de que una proporción importante de la población vacunada no va a desarrollar inmunidad. ¿Para qué repetirlo?

Esa relativa baja eficacia que tiene la principal vacuna con la cuál ha sido vacunada la población dominicana, aún cuando a las personas que han enfermado a pesar de haber recibido esta vacuna, eso lo mueve a actuar, para darle una respuesta, sobre todo, una parte de la gente vacunada es un hecho que no desarrollarán inmunidad, manteniendo el mismo riesgo de infectarse que tenían cuando no habían recibido la vacuna.

En ese sentido, defendemos una tercera dosis de vacuna anti-covid-19 en la población dominicana porque ésta va a producir beneficio en varias direcciones:

El primer beneficio que se va a lograr con la tercera dosis es la potencialización de la inmunidad que han creado las personas que han sido vacunadas, elevando los niveles de anticuerpos contra el virus, garantizando una mayor protección con el mismo.

El segundo beneficio es la oportunidad de desarrollar inmunidad en todas esas personas que no pudieron producir anticuerpos cuando recibieron la vacuna en etapa anterior. Con ésto se asegura ampliar la cobertura de inmunidad contra el Covid- 19 en la población dominicana.

Basado en esa premisa fue que recomendamos al Presidente del Colegio Médico que se pusiera una tercera dosis de vacuna hace casi un mes, porque notamos que no tenía anticuerpos en cantidades suficientes a pesar de haber recibido dos dosis de la vacuna Sinovac. El fin era reducir el riesgo de adquirir la enfermedad.

El tercer y último beneficio es que con una tercera dosis se avanzará mas rápido hacia el objetivo de alcanzar la inmunidad de rebaño, tan deseada por todos los países, la cual es sumamente importante en estos momentos en que circulan tantas variantes, con más poder de contagio y agresividad. Con una tercera dosis habrá más personas inmunes al virus, lo que se traducirá en menos contagio, menos casos de la enfermedad y mucho menos muertos por esta causa en el país.

Finalmente, es bueno aclarar que la aplicación de una dosis extra, de una vacuna que ha sido aprobada es una decisión de estado, basada en las pertinencias de la aplicación de las políticas de salud de ese país. Me resisto a ser dependiente y ser como los monos, no más copiando.

Que digan que somos los primeros y los únicos que hemos tomado esa decisión, eso no es malo, todo lo contrario, habla bien de nuestra capacidad profesional e independencia como nación.

Si ya conocemos el camino porque debemos detenernos, vamos a avanzar lo más rápido que se pueda, para evitar que más personas de buen corazón caigan en esta guerra no convencional.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *