DEPORTES

Marileidy Paulino dice hará proyecto benéfico con sus premios

Marileidy Paulino sí que es una joya. Tiene tanto por dar a conocer, que dejarla solo en la medalla que ganó en los 400 metros planos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 sería reducirla.

Citemos algunas, que van desde actividades hasta agradecimientos. Ella, que recibirá una suma millonaria, al ser entrevistada sobre qué piensa llevar a cabo con sus muy bien ganados fondos se enfoca en la comunidad.

¿A qué lo dedicarías primero? “Gran parte –de ese dinero- sería para un proyecto benéfico con la ayuda de Dios”. Ya dará detalles sobre ese programa. Ella recibirá poco más de 9 millones de pesos por sus logros.

El trofeo ganado por ella está forrado de puntos luminosos: a) Primera mujer dominicana en subir a un podio de Juegos Olímpicos junto a su compañera, Anabel Medina, (aun sea en un evento de conjunto); b) Quiebra su récord de la distancia cinco veces en un mismo año (la mayor cantidad para una atleta de pista); c) Primera mujer dominicana con dos medallas en unos Juegos Olímpicos; d), se movió al puesto 18 en la lista de todos los tiempos de las mejores marcas de los 400 metros planos.

“Para mí eso es un gran orgullo y alegría, de poder hacer todo eso en poco tiempo”, dijo la atleta que apenas lleva cinco años en su deporte.

“Pero con fe y esperanza, son buenas cosas que ponen a la mujer en buen nivel y no solo yo, sino también, (la pesista de plata ganadora de bronce) Crismery (Santana) y mi compañera (del relevo mixto 4×400) Anabel (Medina), ellas también hicieron una gran historia y estoy alegre por ellas”.

Al ver ese resumen de todos sus logros, es para sentirse más que satisfecha. “Estoy orgullosa de mí misma y de la fuerza natural que Dios depositó en mí”, dijo.

Lo que predomina alrededor de esta joven es su fe en Dios. Al llegar a la meta, se quitó su zapatilla izquierda y mostró un texto escrito sobre ella, casi borroso, en el cual se lee “Dios es mi esperanza”.

Eso también tiene su historia. “Eso lo había escrito hace cuatro meses y la frase la digo desde que hice la marca olímpica”, señala la velocista que saltó a la fama al conquistar el oro de los 400 metros planos en los Juegos de Tokio 2020.

Después sacó la Biblia y esto también trajo su mensaje. “La mostré para que todo se den cuenta del poder sobrenatural que tiene nuestro Señor y que estamos con vida por él y que cuando pedimos conforme a su voluntad, todo sale como él quiere”, apunta la atleta desde Tokio para DL, quien dedica su medalla a su familia, su entrenador Yasén Pérez “y ese pueblo dominicano que se postró ante el Señor y pidió de corazón esa medalla”.

La velocista llega este martes a las 2:30 p.m. por el AILA. Es una buena hora para, después del trajinar hasta Don Gregorio, disfrutar de una comida de su preferencia.

Al ser costeña, la velocista se inclina por comida marina, pero no deja algo muy tradicional en el dominicano. Ella lo dice con sus palabras: “Me gusta mucho el pescado y camarones”, pero si su madre, Anatalia Paulino, desea complacer a su heroína “desearía que me guarde pescado”. Marileidy disfruta su comida marina “sin dejar mi arroz con huevo”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *