ANALISIS

El poder de las ideas Parte ll/ll

Spread the love

Por Clemente Terrero

Después de las disquisiciones que hicimos en la exposición anterior, lo que en realidad nos motivó a escribir este trabajo fueron las declaraciones de Frei Betto publicadas en un periódico de Brasil, sobre las ideas.

Frei Betto dijo : El capitalismo socializó las ideas y privatizó los bienes materiales, mientras que el socialismo socializó los bienes materiales… Estás declaraciones son bastantes contundente porque plantean una critica a lo que hizo en las sociedades socialistas buscaban garantizar el bienestar material de la gente, insinuando que eso pudo ser una de las causas del éxito del capitalismo y el fracaso del socialismo. Nos llamó mucha la atención esa reflexión que nos obliga a cambiar la estrategia reorientando las acciones del cambio revolucionarios.

Podemos inferir que Frei Betto, quiso significar que, el socialismo socializó los bienes materiales pero privatizó las ideas, imponiendo la tolerancia haciéndonos creer que éramos los más perfectos. No entendimos que para prevalecer era necesario permitir y promoverse la libre expresión y el debate de las ideas. Fei Betto no lo dijo exactamente así, pero fue la manera como lo interpretamos.

La manera en como ambos sistemas sociales fueron manejados estos elementos básicos de la vida, lo material y lo espiritual, pudo ser una de las causas de la desintegración de los grandes proyectos socialista en el mundo y del auge del capitalismo en el mundo. Los lideres socialistas se enfocaron más en resolver las necesidades materiales de la gente, dejando a un lado el componente espiritual, que tiene que ver con las ideas.

Somos del criterio de que cuando se socializan los bienes materiales al margen de un proceso de concientización y fortalecimiento ideológica de las masas, lo que se puede estar creando es monstruos, seres irracionales e insensibles que en algún momento podrían atacarte y destruirte a ti mismo.

Sin un buen ideal las personas pueden ser ambiciosas, apasionadas con las cosas materiales. La falta de conciencia convierte al hombre en ser ambicioso, vanidoso que le dan más valor al dinero que a las ideas y a que la gente. Los que poseen esa mentalidad no podrán nunca ser buenos políticos ni buenos trabajadores sociales.

Para los que poseen esa mentalidad los sueños y las ideas no valen nada, porque su alma está petrificada como dice Betto, dedicadas al lujo y al consumismo.

Lo bienes materiales no tienen valor en si mismo, fuera del ser. Descarte dijo, primero pienso y después existo. El que no piensa es como si no existiera, por eso las ideas tienen valor en el ser social, que siempre estarán en primer plano, porque las ideas son fundamento de la vida, la libertad y la independencia.

Juan Pablo Duarte tuvo su sueño, que lo hizo realidad. Con sus ideas creó junto con sus compañeros trinitarios lo que hoy se conoce como República Dominicana. Este país es el  resultado de ideas libertarias.

Asi mismo, Juan Bosch, tuvo un sueño de justicia, enseñó a sus discípulos servirle a partido para servirle al pueblo, por igual , igual Manolo Tavares Justo, creó el Movimiento Revolucionario 14 de Junio que lucho contra los remanentes de la tiranía de Trujillo, José
Francisco Peña Gómez soñó con la justicia social y Francisco Alberto Caamaño Deñó por sus ideas vino a enfrentar la opresión balaguerista el 16 de Febrero del 1973.

En ningunos de ellos primó el dinero ni el lucro. Lo que lo impulsó a luchar fueron las ideas, de que un día, en el país dominicano prevalezca la libertad y la justicia.

El que vive sin ideas es como un vegetal. Démosle sentido a la vida, soñemos. Las ideas y los sueños son la razón de la existencia, mismas que deben ser socializadas y defendidas hasta el final, porque es lo mismo que defender la vida.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.